OPINION

EDITORIAL: Ser padre


Hoy se conmemora el Día Mundial del Padre, una jornada destinada a rendir tributo al denominado Rey del Hogar, pero también, una fecha que reviste de trascendencia en una época en la que las nuevas generaciones sufren las consecuencias de tomar como un hecho habitual el que las familias se desintegren.

Hoy se conmemora el Día Mundial del Padre, una jornada destinada a rendir tributo al denominado Rey del Hogar, pero también, una fecha que reviste de trascendencia en una época en la que las nuevas generaciones sufren las consecuencias de tomar como un hecho habitual el que las familias se desintegren.

Es evidente que los padres quieren lo mejor para sus hijos. Buscan, por todos los caminos posibles, las condiciones idóneas para el crecimiento y desarrollo de sus retoños, no obstante, en esa lucha constante, como eje transversal, están los inconvenientes que aquejan a nuestra sociedad.

Por eso, esta fecha es importante, para recordar lo mucho que amamos a nuestros padres, para quienes aún los tienen con vida. Exteriorizarles y demostrarles ese afecto, al igual que revivir la importancia de la familia como núcleo de la sociedad.

Las familias deben ser fortalecidas con valores y con políticas claras para evitar la desintegración.

La responsabilidad que implica traer hijos al mundo debe ir de la mano con el amor puro hacia los descendientes, sin importar condiciones.

En estos momentos de crisis, austeridad y pobreza, en serio, resulta vital para los padres darles un fuerte abrazo, recordarles lo mucho que los amamos y sobre todo, hacerlos sentir amados.

Alrededor de estas fechas resulta inevitable, en esta época, encontrar el factor comercial, que no deja de ser importante, no obstante, para nada se constituye en lo primordial.

Más bien, lo idóneo es que estas fechas sirvan para reunir a la familia, para juntarse los seres queridos y sobre todo, para juntos superar las dificultades y disfrutar de las buenaventuras.

Todo el cariño y afecto para los padres machaleños y orenses, quienes con esfuerzo y sacrificio sacan a sus hijos y a sus familias adelante, en estos momentos en los que resulta muy difícil alcanzar esa estabilidad económica anhelada.