PORTADA

Marthina Café Restaurante impulsa El Rincón de la Lectura y El Bodegón de las Marcas


Para promover la lectura, Marthina Café Restaurante impulsa “El Rincón de la Lectura”, un espacio donde las personas pueden disfrutar de buenos libros.

La propietaria, Joanna Encalada, manifestó que desde que era niña se enamoró de la lectura y al notar que en la ciudad son pocas las personas que le interesa leer optó por desarrollar un proyecto en su restaurante ubicado en las calles Santa Rosa, entre 25 de Junio y Sucre, en Machala.


Para promover la lectura, Marthina Café Restaurante impulsa “El Rincón de la Lectura”, un espacio donde las personas pueden disfrutar de buenos libros.

La propietaria, Joanna Encalada, manifestó que desde que era niña se enamoró de la lectura y al notar que en la ciudad son pocas las personas que le interesa leer optó por desarrollar un proyecto en su restaurante ubicado en las calles Santa Rosa, entre 25 de Junio y Sucre, en Machala.

Manifestó que “El Rincón de la Lectura” es un espacio donde las personas que llegan al restaurante para disfrutar de alimentos saludables, mientras esperan el pedido pueden disfrutar de un libro.

Además en caso que desee uno de los textos, lo puede cambiar totalmente gratis con otro, que al ya no utilizarlo puede volver a adquirir otro.

“No se necesita que la persona llegue a consumir para que agarre un libro, porque el objetivo es que se instruya y de esta forma crezca la cultura que hoy en día hace falta”.

BODEGÓN

Encalada también indicó que impulsa “El Bodegón de las Marcas”, que se trata de una pintoresca feria que mezcla arte y economía donde se exhiben artículos o prendas a precios muy razonables.

“Esta práctica mueve economías y favorece los bolsillos del consumidor, pues contribuye a fomentar la conciencia ecológica de usar, reusar y reciclar ciudando el medio ambiente”.

Hasta la actualidad se han realizado cinco bodegones y según Encalada, se efectúan en uno o dos sábados al mes.

En el bodegón se encuentran cosas básicas desde pequeños collares, pulseras, libros, shorts, pantalones, botas, sandalias, tops, bolsos, faldas, cuadros, cojines, maceteros, alcancías, menaje de cocina, perfumes y otros adornos.