DEPORTES

Alvarado venció a sus tres fantasmas


LUBLIN.- Parado en el manchón penal, listo para cobrar, a Alexander Alvarado le rondaban tres fantasmas.

El primero, más inmediato, era que Ecuador había fallado los dos penales que le habían marcado antes en la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA Polonia 2019.


LUBLIN.- Parado en el manchón penal, listo para cobrar, a Alexander Alvarado le rondaban tres fantasmas.

El primero, más inmediato, era que Ecuador había fallado los dos penales que le habían marcado antes en la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA Polonia 2019.

El segundo, más lejano, era que en el clasificatorio sudamericano, a pesar de ser campeones, habían perdido solo dos veces y ambas fueron contra Uruguay.

El tercero, en cambio, llevaba el doloroso peso de la historia: nunca habían avanzado a cuartos de final.

Por si fuera poco, Uruguay se había adelantado en el marcador al 11’. Si querían besar la gloria, era ahora o nunca. Y Alvarado era el encargado de desafiar al destino:

“Lo veníamos platicando con el equipo y habíamos quedado que el que estuviera con mayor confianza, iba a tirar los penales que nos marcaran. Yo en ese momento me tenía mucha confianza, así que decidí pedir la pelota”.

Tiró al centro, el portero se lanzó a la izquierda y la pelota no encontró obstáculos camino a las redes. El golpe anímico fue fuerte y Ecuador no paró hasta concretar la remontada y hacer historia.

“Nosotros veníamos con la presión de que no le podíamos ganar a Uruguay, se hablaba mucho de eso. Pero aprendimos de todo eso y, además, los estudiamos muy bien. En mi opinión, hicimos un gran partido de principio a fin. Y todo esto que vivimos es una justa recompensa a nuestro esfuerzo”.