SUCESOS

Mueren dos personas en accidente


Salieron el sábado de sus casas la madrugada del lunes en moto y sus cuerpos fueron hallados sin vida entre unos matorrales y cerca de ellos partes de la moto en la que se movilizaban.

BALAO.- Salieron el sábado de sus casas la madrugada del lunes en moto y sus cuerpos fueron hallados sin vida entre unos matorrales y cerca de ellos partes de la moto en la que se movilizaban.

Las víctimas fatales fueron identificadas como Jefferson Modesto Farías Chila y Geovanny Víctor Reyes Pérez, ambos oriundos del cantón Balao y laboraban en el sitio San Carlos.

Por el estado y posición de sus cuerpos así como los accesorios de la motocicleta, se presume que mientras circulaban perdieron pista y al adentrarse entre la maleza se estrellaron.

El vehículo no fue encontrado por lo que se deduce fue robado por alguien. Un jornalero que acertó a pasar por el sitio descubrió las partes de la moto y esto hizo que se acerque y halle los cuerpos.

De inmediato dio la alerta y al lugar llegaron bomberos y elementos de la Comisión de Tránsito para verificar el hecho y tomar el procedimiento correspondiente.

Luego de la identificación de los cadáveres se procedió al retiro de los mismos hacia la morgue del cementerio general del cantón Naranjal, en donde el doctor Fidel Peñaranda en calidad de Forense determinó que las víctimas murieron por hemorragia aguda y traumatismo craneal severo.

Zoila Yadira, amiga “comadre” de una de las personas fallecidas a la que conocía más como “Viviana”, dijo que ella acudió al centro de diversión “El Imperio” y que a eso de las 02:00 del domingo habría emprendido el viaje de regreso en la moto de un amigo, desde entonces no conoció más de ella hasta que el lunes le in formaron que “Viviana” estaba muerta.

Durante el tiempo de su ausencia se buscó en algunas partes y se indagó a muchas personas, pero nadie dio razón de ella, deduciéndose entonces que ya estaba accidentada.

Acotó la amiga de la persona fallecida que esta llegó a la zona hace un mes procedente de la ciudad de Ambato, tras conocer y hacerse amigas, por pedido de ella (+) aceptó a que viva en el departamento que arrendaba, comprometiéndose a pagar la mitad del valor.