SALUD

Tres tratamientos que marcan la recuperación del cáncer


Para una persona que es diagnosticada con cáncer, la vida comienza a tomar una relevancia distinta, siendo el apoyo de su entorno, psicológico y médico, los cimientos de su tratamiento, ya que las probabilidades de desarrollar una depresión, son altas.

Para una persona que es diagnosticada con cáncer, la vida comienza a tomar una relevancia distinta, siendo el apoyo de su entorno, psicológico y médico, los cimientos de su tratamiento, ya que las probabilidades de desarrollar una depresión, son altas.

“En esta lucha, el entorno resulta fundamental aportando a una mayor estabilidad emocional. Ellos deben potenciar la actitud positiva en el paciente. Para ello es conveniente hablar del ahora, no del futuro, es decir, centrarse en lo positivo que tiene la vida en este momento.

Llevar en la medida de lo posible, al enfermo a disfrutar de la naturaleza, mirar fotos entretenidas de la familia y amigos”, recomienda la psicóloga Natalia Soto de Clínica Bupa Antofagasta.

¿De qué manera se trata el cáncer?

El oncólogo Alejandro Santini, de Clínica Bupa Antofagasta, da a conocer que el tratamiento del cáncer en muchos casos es posible que logre buenos resultados, y cuando ello no es posible puede ayudar a la mejora de la calidad de sobrevida”. Los objetivos de los tratamientos contra el cáncer son:

Eliminar el cáncer.

Ayudar a la persona a vivir más tiempo.

Reducir los signos y síntomas relacionados con el cáncer.

Mantener las habilidades físicas y emocionales de la persona y su calidad de vida.

A continuación el oncólogo da a conocer los efectos de los principales tratamientos contra el cáncer:

Cirugía: En ciertos casos, una cirugía para eliminar el cáncer por completo puede ser una opción. La cirugía también puede usarse para eliminar una parte del cáncer o para dar mayor efectividad a la quimioterapia o la radioterapia.

Quimioterapia: La quimioterapia es el uso de fármacos para destruir las células cancerosas. Puede usarse sola o junto con otros tratamientos, como la cirugía o la radioterapia, dependiendo del tipo de tumor y del alcance de la enfermedad. A diferencia de la cirugía, el tratamiento con quimioterapia puede ser un proceso de largo plazo con muchos ciclos terapéuticos a lo largo del tiempo.

Radioterapia: La radioterapia puede realizarse antes o después de la cirugía, y la quimioterapia. La mayoría de las personas no son hospitalizadas para este tratamiento. La radioterapia puede ser externa, lo cual significa que se realiza con una máquina fuera del cuerpo.

También puede ser interna, implantando pequeñas “semillas” radiactivas cerca del tumor.