OPINION

Editorial: Nuevas autoridades


Hoy, las nuevas autoridades de los gobiernos seccionales en El Oro, asumen sus funciones durante un período de cuatro años. La esperanza ciudadana radica en que todos cumplan con todo lo que ofrecieron durante la campaña.

Hoy, las nuevas autoridades de los gobiernos seccionales en El Oro, asumen sus funciones durante un período de cuatro años. La esperanza ciudadana radica en que todos cumplan con todo lo que ofrecieron durante la campaña.

En ese sentido, no es menos cierto que mucho dependerá de la gobernabilidad bajo la que les toque administrar sus espacios territoriales. Es momento que la clase política orense se ponga la camiseta de su parroquia, de su cantón y/o de su provincia para enrumbar a sus territorios hacia el desarrollo. Y es inevitable que las administraciones salientes dejen deudas, o sino ¿Cómo ejecutan las obras?, ¿Deben esperanzarse de las rentas estatales?, obviamente, los créditos que logren de diferentes organismos son claves para alcanzar el financiamiento y ejecutar así las diferentes obras de infraestructura en las parroquias rurales, ciudades o las provincias. Las autoridades entrantes deben dedicarse a trabajar. Dejar de lado el discurso derrotista de que la entidad a la que llegan está endeudada. Así también, desde el 25 de marzo, un día después de las elecciones, hasta la fecha, los recientemente electos iniciaron un proceso de diálogo con diferentes instancias, incluso armaron hasta reuniones con distintos sectores, con el objetivo de recabar información y necesidades. Eso significa que ya pasó su período de ambientación, pues hubo casos en los que incluso se registró transición. Esto representa que hoy mismo empezarán a trabajar en beneficio de sus localidades. Deben aprovechar al máximo su período, para que después, en cinco años, no digan que les resultó corto y que les faltó tiempo para ejecutar todo lo que ofrecieron. Ese cuento ya es viejo. De similar forma, el anhelo generalizado es ver cristalizadas más obras y de mejor calidad arquitectónica que las que hicieron sus antecesores en los distintos cargos. ¿Lo lograrán? Capítulo aparte merecen los reelegidos en sus puestos. No son muchos, pero los suficientes para enrumbar a los habitantes de su territorio a un mejor futuro. Ojalá y así sea, por el bien de todos. El éxito de las nuevas autoridades en su administración será el éxito de los orenses.