OPINION

Editorial: Jubilación y pensiones


Algunos confunden, por analfabetismo funcional o extrañas concepciones, los significados de jubilación y pensiones, descartando el status de derecho adquirido y humano del primer concepto, pretendiendo minimizarlo con el peregrino afán de infringirle retroactividad, temporalidad o denegación del ámbito de dignidad que corresponde a la seguridad social. La jubilación es derecho adquirido porque se origina en el reconocimiento a cesar en el trabajo productivo

Algunos confunden, por analfabetismo funcional o extrañas concepciones, los significados de jubilación y pensiones, descartando el status de derecho adquirido y humano del primer concepto, pretendiendo minimizarlo con el peregrino afán de infringirle retroactividad, temporalidad o denegación del ámbito de dignidad que corresponde a la seguridad social. La jubilación es derecho adquirido porque se origina en el reconocimiento a cesar en el trabajo productivo, por razones de ancianidad o contingencias de incapacidad laboral; y, es un derecho humano porque protege vida, dignidad, salud y el bienestar general de quienes han cumplido requisitos de precedencia legal. En cambio. la pensión, debería entendérsela como un agregado legítimo a la remuneración mensual percibida y que derivada de la jubilación. en el caso de Ecuador, se financia con el aporte tripartito acreditado por el propio beneficiario, el patrono y el Estado en condición de representante de la sociedad que, por efecto del trabajo devengado, es beneficiaria de progreso y desarrollo, aclarando nuevamente la persistencia del absurdo Decreto que denegó esta irrevocable responsabilidad del Gobierno Nacional. En resumen, la jubilación es un derecho irrenunciable que otorga el IESS por vejez, edad avanzada o discapacidad, que genera el derecho subsecuente a una pensión vitalicia, que legítimamente forma parte del patrimonio, que no podrá ser arrebatado, restringido, extinguido ni embargado. Además, según opinión de Henri, León y Jean Macead, los derechos adquiridos “deben ser protegidos, incluso contra una ley nueva; ésta no podría privar de un derecho a las personas que están definitivamente investidas del mismo; a la inversa, las simples expectativas ceden ante la ley nueva, que pueden atentar contra ellas y dejarlas sin efecto... “ Por último, mientras la jubilación del trabajador es producto de la sistematizada y continua obligatoriedad de sus aportaciones mensuales, otorgada por el IESS, conjuntamente con una pensión inicial sometida a reajustes progresivos y nunca regresivos, pueden converger dos o más pensiones independientes ya sea por mandato legal o rendimiento de ahorros extraordinarios previsionales.