OPINION

Editorial: Listas de útiles en planteles privados


Recibir la lista de útiles escolares para los padres de familia que tienen a sus hijos en establecimientos particulares puede resultar un momento traumático. Y no es una exageración, puesto que al conocer los valores de los cuadernos, pero sobre todo, de los libros, representa un gasto fuerte.

Recibir la lista de útiles escolares para los padres de familia que tienen a sus hijos en establecimientos particulares puede resultar un momento traumático. Y no es una exageración, puesto que al conocer los valores de los cuadernos, pero sobre todo, de los libros, representa un gasto fuerte.

Ser estudiante de un colegio privado no siempre significa que a los padres le sobre el dinero. Muchos de ellos hacen un esfuerzo dentro de sus limitaciones presupuestarias para darles a sus hijos una educación, en mejores condiciones y posiblemente de mejor calidad.

Pero el problema se presenta cuando toca comprar los útiles y eso ha sido siempre. En el plantel, antes te imponían, ahora te “sugieren”, las marcas de los implementos. Lo que sí es seguro es el lugar donde tienen que comprar los libros, lamentablemente, el padre debe ir a varias partes para completar la lista.

Es un verdadero peregrinar por distintas direcciones donde existe la supuesta exclusividad de la librería para expender el material a utilizar por los estudiantes y que de paso este año ya registró un aumento del precio, pese a que te hacen un descuento, siempre y cuando hayas llevado el respectivo ticket.

A esto se suma el inexplicable pedido de implementos de aseo, cuando se entendería que la escuela o colegio, al momento de cobrar una pensión, está en la obligación de suministrar todos los útiles de limpieza y no endosarle el gasto al padre de familia, que muchas veces, los compra sin chistar.

Y en medio de todo esto, no existe ningún control ni llamado de atención a los planteles. Si ponemos a multiplicar cuántos jabones o rollos de papel higiénico, por el número de estudiantes que tiene el establecimiento educativo, imagínense el resultado. Hay jabones y rollos de papel higiénico hasta para llevar a la casa.

Por eso el llamado, a los directores y rectores de los planteles particulares. La situación económica no está para el derroche y se merece entregar una lista de útiles donde el padre de familia compre lo necesario y lo indispensable, y si es posible lo más económico.