CIUDAD

Desde el 2016 hasta el 2019, según Agrocalidad 300 mil cerdos fueron vacunados en El Oro


Con el fin de que la ciudadanía conozca sobre los proyectos y actividades que efectúa la dirección distrital Agrocalidad El Oro, Lino Honores, principal de la entidad realizó una mesa de contenidos agropecuarios.

Por Linda Reyes

Con el fin de que la ciudadanía conozca sobre los proyectos y actividades que efectúa la dirección distrital Agrocalidad El Oro, Lino Honores, principal de la entidad realizó una mesa de contenidos agropecuarios.

En el evento, el doctor Alexander Romero, responsable del proyecto de erradicación de la Peste Porcina Clásica, indicó que Agrocalidad extendió en el 2018 cinco permisos de funcionamiento para la habilitación de granjas porcinas. En lo que respecta a este año solo han emitido uno y lo tienen los establecimientos o empresas que se han acogido a la normativa.

Desde 2016 hasta el 2019, han vacunado 300 mil cerdos en la provincia. En la primera fase de control suministraron la vacuna a todos los cerdos de 45 días desde su nacimiento.

La vacunación se dio mediante dos formas: traspatio comercial que la realizó una operadora. Romero manifestó que en el 2018 fueron vacunados 162.192 cerdos.

El otro proceso es autoservicio industrial que la efectúa la misma empresa con todo el protocolo. En el 2018 fueron inyectados 96.948 cerdos.

En el 2019 desde enero hasta este mes fueron vacunados 39.187 cerdos en traspatio y 18.325 en autoservicio que involucra 1.136 predios.

Quienes optaron por la vacunación traspatio comercial cancelaron un valor de 1,40 centavos.

“Esta es una enfermedad que se la quiere erradicar de nuestro territorio”, agregó el funcionario de Agrocalidad.

El certificado de vacunación tiene la información del animal y su ubicación con el fin de localizarlo de manera rápida en caso de un brote de peste.

Luego de la vacunación los brigadistas entregan toda la información a las operadoras y estas en el lapso de 15 días registran en el programa los datos para que el propietario haga uso de los identificadores y puedan movilizar a sus animales.

Romero, agregó que Agrocalidad facilitó 42.060 certificados de movilización que fueron dirigidos para ferias de comercialización, centros mataderos y a predios.

Los técnicos capacitaron a comerciantes, dueños y operarios de las granjas. La entidad atendió 15 notificaciones de peste porcina clásica y de aquellas 2 salieron positivas.

Sobre los operativos de control, Romero indicó que efectúan de manera independiente o con otras instituciones. También acuden a las granjas a inspeccionar si cumplen con todo lo que dictamina la normativa.

INOCUIDAD ALIMENTARIA

Blanca Delgado, responsable del programa inocuidad de alimentos, hizo un llamado a la ciudadanía a que consuma leche pasteurizada. Esta pasa por varias pruebas antes de ser distribuida.

Agregó que está prohibida la venta de leche cruda desde el 2013. Ella es la encargada del control de la inocuidad y calidad de la leche en su fase primaria es decir leche cruda.

En la provincia existen 12 medios de transporte registrados. En este 2019 hasta abril efectuaron cuatro operativos de control. En el 2018 hicieron 26 operativos de control.

“El objetivo es lograr un producto sano y de esta manera brindar a los consumidores un alimento nutritivo y seguro que tengan la garantía que no les va a causar daño”.

La funcionaria agregó que una de las metas es educar y capacitar a los productores acerca de buenas prácticas de ordeño sea mecánico o manual. El fin es que el ordeño sea higiénico, que el productor lave las ubres, utilice secantes y productos antisépticos.

También exigen que el productor transporte o almacene la leche en recipientes de acero inoxidable y no lo haga en plásticos. Tampoco que utilice adulterantes.

La competencia de la entidad es el control en la hacienda, medios de transporte, y los hilos de almacenamiento en las industrias lácteas como las queserías, manjareras, yogureras, etc.

Al ser la leche un producto de vital importancia, Agrocalidad efectúa ocho pruebas de control, donde analizan ocho posibles contaminantes.

Si la leche no pasa las pruebas es decomisada y destruida. También suele ser utilizada en las fábricas donde elaboran el abono orgánico.