CANTONAL

Católicos acudieron ayer a la misa de Domingo de Ramos


PASAJE. Multitud de pasajeños acudieron a la misa del Domingo de Ramos.

Desde tempranas horas de ayer feligreses pasajeños asistieron a la misa en la Iglesia Central, en sus manos llevaban ramos de romero, olivo, laurel, totora, rosas y astromelias para recibir el agua bendita durante la ceremonia católica.

En una mañana calurosa y con una multitud de devotos, a las 8:00 se dio la primera Misa del Día con cánticos, alabanzas y la Palabra del Señor, la fe hizo que mucha gente soportará el calor intenso de la mañana durante una hora que duró la misa.

Lo que respecta a la palma de cera, está prohibida su comercialización por el Ministerio del Ambiente.

Durante décadas fue la protagonista de esta fecha, porque con los ramos se representaba el ingreso laureado de Jesús a Jerusalén.

Este año no se vieron las palmas de cera en la Misa, pero sí en una requisa que hizo personal del Ministerio del Ambiente en la calle Eloy Alfaro y Municipalidad, donde unos 20 comerciantes de la Sierra se habían apostado para hacer su venta.

En dos negocios se decomisó la palma, la misma que fue retirada por el personal competente.

El valor de los ramos era desde los $ 0,50 hasta los $ 3,00 el más caro, porque estaba decorado un cesto pequeño con rosas y laurel.

Criterios

Milton Galarza, devoto:

“Lo hacemos por devoción, para celebrar la llegada de Nuestro Señor para salvarnos, venimos a renovar nuestra fe en Dios y pedirle que nos bendiga y proteja de cada mal”.

Flor Bravo, feligrés:

“Me hice un poco tarde, ya no pude estar en las bancas principales, pero sin embargo me quedaré de pie con mi familia para escuchar la Misa y bendecir mi ramo, como cada año”.

Marcia Naula, devota:

“He venido porque esta tradición la dejaron mis ancestros, yo vengo con mis hijos, para que ellos continúen con este caminar, que conozcan que este día significa la entrada triunfal de Jesucristo”.

Óscar Romero, católico:

“El Domingo de Ramos es una tradición católica, claro que ahora se está perdiendo, pero de nosotros depende enseñar a nuestros hijos, nietos, la importancia de asistir a la Misa y renovar nuestra fe”.