SUCESOS

POLICÍA EVITÓ EXTORSIÓN EN PONCE ENRÍQUEZ


Uno de los sujetos involucrados fue capturado en El Cambio.

Retenida quedó una camioneta D’max, color negra involucrada en el presunto caso de extorsión.


EL GUABO.- Un caso de extorsión fue disuelto por elementos policiales en el cantón Camilo Ponce Enríquez, gracias a que logró manejar con acierto y profesionalismo el asunto.

Este hecho ocurrió el jueves a eso de las 20:00 en el que se logró la captura de una persona y una camioneta doble cabina marca D’max, color negro, en la parroquia El Cambio del cantón Machala.

Personal policial de la DINASED (Dirección Nacional de Delitos Contra la Vida, Muertes Violentas, Desapariciones, Extorsiones y Secuestros) del cantón Camilo Ponce Enríquez, tuvo conocimiento de un caso de extorsión en esta localidad y tras contactar con las víctimas se conoció que personas desconocidas les habían solicitado la cantidad de $30.000.

Esto, para no denunciar una presunta ilegalidad minera en la zona de Ponce Enríquez, utilizando el recurso de la amenaza de denuncia ante el organismo rector de control de asuntos mineros.

Fue entonces que los miembros de la Dinased de Ponce Enríquez se convierten en negociadores llegando a un acuerdo con los extorsionadores de quedar en $15.000, en una primera entrega.

Y luego de un mes $5.000 más, a un monto de $20.000 en la negociación total para evitar la supuesta denuncia.

Ante esta situación se montó un operativo de inteligencia policial donde intervienen, elementos de la DINASED, UNASE (Unidad Antisecuestro y Extorsión) y GOE (Grupo de Operaciones Especiales), logrando contactar con los extorsionadores en la parroquia El Cambio, cantón Machala.

En esa circunstancia se logró la detención de uno de los implicados, el mismo que está bajo investigaciones para de acuerdo al procedimiento policial en estos casos de extorsión y secuestros llegar al fondo del asunto.

Por su parte los elementos policiales del área de la Dinased de Ponce Enríquez, que actuaron en este operativo, indicaron que las personas afectadas en estos casos deben denunciar a tiempo y dar todas las facilidades correspondientes para poder actuar con todas las herramientas necesarias.

Solo así se logra el éxito deseado y evitar la formación de bandas organizadas que se aprovechan del temor de sus víctimas para operar bajo el anonimato, utilizando el recurso de la amenaza y la extorción para tener éxito y seguir buscando nuevas víctimas para perjudicarlas.