OPINION

Editorial: Reclamos contra el FMI


La militancia nacional de organizaciones sociales como el Frente Popular y el Frente Unitario de Trabajadores se pusieron de acuerdo para rechazar las exigencias del Fondo Monetario Internacional.

La militancia nacional de organizaciones sociales como el Frente Popular y el Frente Unitario de Trabajadores se pusieron de acuerdo para rechazar las exigencias del Fondo Monetario Internacional.

Recordemos que esas condiciones, el rechazo está sobre todo a que el Estado reduzca la canditad de subsidios que existen en la actualidad y, además, se especula sobre un eventual aumento en el gravamen del IVA.

Esta postura del FUT se suma al de otras organizaciones sociales que antes también hicieron público su descontento.

Sin embargo, esta serie de reclamos no va a frenar las decisiones del régimen para alcanzar el acuerdo con el FMI.

La decisión parece estar tomada y será solamente cuestión de tiempo el poder alcanzar la meta establecida.

Lo que busca el gobierno es contar con los ingresos necesarios para pagar todas las deudas que dejó el anterior régimen.

Es decir, busca destapar un hueco para tapar otro, una fórmula muy utilizada desde siempre.

Pero como la decisión está tomada y será cuestión de tiempo para cristalizar todas las reformas posibles en materia económica, no nos queda más que pedirle al régimen tener coherencia.

Ojalá y todas las decisiones adoptadas vayan de la mano con acciones concretas para generar más fuentes de trabajo y empleo, a fin de que en los hogares del país no se sienta el impacto del denominado “paquetazo”.

El anhelo, también, es que la eliminación o racionalización de subvenciones sea progresiva, es decir, no eliminen totalmente los subsidios en una sola disposición, sino que sea una decisión a largo plazo, para alivianar el impacto.

Pero sobre todo, que erradique la corrupción de su régimen, porque estas decisiones dejarán más recursos disponibles, pero si siguen enquistadas las malas prácticas, tendrán los corruptos más plata para llevarse.

De nada servirá ajustarle el cinturón al Estado si por otro lado continúa el despilfarro y las componendas.