OPINION

Editorial: Migración


El Embajador Santiago Chávez, viceministro de Movilidad Humana, anunció en Machala, que en abril el Gobierno renovará la declaratoria de emergencia migratoria, con el objetivo de ejercer un mayor control a los miles de extranjeros que a diario ingresan al paí

El Embajador Santiago Chávez, viceministro de Movilidad Humana, anunció en Machala, que en abril el Gobierno renovará la declaratoria de emergencia migratoria, con el objetivo de ejercer un mayor control a los miles de extranjeros que a diario ingresan al país.

Este anuncio, ocurrió un día después de que la Corte Constitucional, suspendiera de manera provisional la aplicación de una serie de requisitos, como pasaportes actualizados y un registro de antecedentes penales, que el Ejecutivo decretó para regular el ingreso de los ciudadanos venezolanos.

Es cierto que no se le puede negar la entrada a un extranjero, sin embargo es primordial que el Gobierno Nacional, aplique mecanismos para identificar a personas que hayan cometido crímenes en su país y que intenten radicarse para continuar delinquiendo.

Recordemos que antes que se establezcan estos parámetros, ocurrieron dos asesinatos por parte de ciudadanos extranjeros.

El primero fue el asesinato a un taxista en Ambato. El foráneo sin piedad lo apuñaló y dejó que se desangrara. Días después de ser detenido se suicidó en su celda.

La otra situación ocurrió en Ibarra. Un extranjero de 22 años asesinó a su pareja que estaba embarazada. Estas referencias motivaron al Gobierno Nacional a exigir el registro de antecedentes penales a los ciudadanos venezolanos que intentaran ingresar a Ecuador y que ahora los defensores de derechos humanos derogaron, aduciendo que atenta contra el principio de igualdad y no discriminación.

Para evitar que esto siga ocurriendo, el Ministerio de Relaciones Exteriores anunció que en el 2020 se realizará un censo para identificar cuantos ciudadanos extranjeros se encuentran en el país, esto permitirá establecer un mayor control y brindar asistencia a los que se encuentran en situación de riesgo.