OPINION

Editorial: Negligencia, corrupción y abusos


Durante dos días, afiliados del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), denunciaron presuntos casos de corrupción, negligencia médica y abuso sexual en el hospital de Machala.

Los manifestantes afirman que en la casa de salud los procedimientos médicos no son los correctos, la atención es pésima y los doctores no aplican los tratamientos adecuados para el restablecimiento de la salud del paciente.


Durante dos días, afiliados del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), denunciaron presuntos casos de corrupción, negligencia médica y abuso sexual en el hospital de Machala.

Los manifestantes afirman que en la casa de salud los procedimientos médicos no son los correctos, la atención es pésima y los doctores no aplican los tratamientos adecuados para el restablecimiento de la salud del paciente.

Además, revelaron que una funcionaria ha colocado a familiares en distintas áreas del hospital, en una clara muestra de nepotismo.

Sumado a esto, los afectados revelaron un caso de violación al interior del hospital del IESS.

Todos estos casos, aseguraron los afiliados, son de conocimiento de los directivos de la institución e incluso algunos han sido denunciados en la Fiscalía provincial.

En contraparte, en un comunicado oficial, los directivos de la dirección provincial del IESS informaron que conformarán una comisión técnica para realizar una revisión completa en el Hospital General de la institución, con el objetivo de investigar las presuntas irregularidades denunciadas por los afiliados y servidores públicos.

Sin embargo, es necesario que estas acciones no se queden en la impunidad o sean desechadas.

La Fiscalía debe intervenir e investigar a profundidad todas estas acusaciones que involucra a funcionarios y médicos del hospital.

De igual manera, la Contraloría debe realizar una auditoría completa, no solo en el hospital, también en la delegación provincial, para revelar los casos de corrupción y nepotismo que presuntamente existen en la institución.

Es la única forma de separar a estos malos elementos y de mejorar la imagen del hospital para los afiliados.