OPINION

Editorial: En negación


“Las derrotas en silencio saben mejor”, dice el escritor Carlos Ruiz Zafón, en su libro “Marina”.

“Las derrotas en silencio saben mejor”, dice el escritor Carlos Ruiz Zafón, en su libro “Marina”.

A lo mejor y esta obra no la leyó el prefecto saliente Esteban Quirola, quien, lamentablemente, está en negación y no reconoce su derrota en las urnas, pues más del 75 % de los orenses le dijo: no.

El martes anterior, mediante una rueda de prensa, el prefecto saliente acusó a los integrantes del CNE en El Oro de haber cometido un delito electoral.

Y lo que es más grave todavía, el economista cree que con el 1 % que resta por escrutar puede virar el resultado que da como ganador a Clemente Bravo.

Ayer, el movimiento SIII que auspicia a Quirola, presentó ante la Junta Provincial Electoral un formulario de reclamación a 24 actas, por supuestas inconsistencias.

Son 24 actas de 1660 que están escrutadas. Es decir, representan apenas el 1.44 % de la votación.

La diferencia en votos que le saca el prefecto electo, Clemente Bravo al prefecto saliente, Esteban Quirola es de 3.87 %.

Y si aún así, aunque Quirola capte la totalidad del 1.31 % que resta por escrutar y que corresponde al cantón Las Lajas, igual, no alcanzará a Bravo, porque si sumamos 1.31 % más 1.44 % que reclama, como total da 2.75 %.

Es una auténtica pena para el principio básico de democracia que el prefecto saliente no reconozca con dignidad que perdió y más bien se preste para estos espectáculos baratos y de poca monta.

Es lamentable que su despedida sea aún más triste que su gestión todavía. En lugar de buscar culpables en el CNE, mejor debería reflexionar en qué hizo mal durante sus cinco años de administración, pues por algo será que más del 75 % de los orenses no votó por él.

Ojalá y al concluir su periodo se quede en la provincia, en lugar de regresarse a Guayaquil, de donde vino a gobernar El Oro.