OPINION

Editorial: Cuestionado organismo


La elección de los integrantes del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social ha traido cuestionamientos desde todas las aristas posibles: quiénes son los candidatos, filiaciones políticas, cómo contar los votos, el número de papeletas e incluso, hasta el hecho de contar con una sola urna para todo el proceso electoral del domingo. Como en alguna ocasión le dijo a este diario el vicepresidente del CNE, Enrique Pita, los políticos son desconfiados por naturaleza.

La elección de los integrantes del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social ha traido cuestionamientos desde todas las aristas posibles: quiénes son los candidatos, filiaciones políticas, cómo contar los votos, el número de papeletas e incluso, hasta el hecho de contar con una sola urna para todo el proceso electoral del domingo. Como en alguna ocasión le dijo a este diario el vicepresidente del CNE, Enrique Pita, los políticos son desconfiados por naturaleza.

Precisamente los dardos provienen desde sectores políticos, quienes con sus argumentos tratan de tirar abajo esta elección en unos casos y hasta este organismo en otros.

La preocupación de los políticos es porque resulta una especie de ruleta rusa conocer quiénes serán los integrantes del CPCCS. El único que tomó ventaja y de quién tarde se dieron cuenta de sus tentáculos fue Rafael Correa. Él puso a su gente, y esos candidatos tienen esos rasgos natos del correismo: son fieles, incondicionales, adoctrinados, kamikazes de sus intereses.

Ese despiste de los opositores los hace correr contra el tiempo y como no han tenido el espacio necesario para difundir quiénes son y quiénes no son los correístas, motiva a que determinado sector político encuentre en pedir el voto nulo como la única salida para evitar que el correísmo capte algún espacio de poder. El Consejo de Participación Ciudadana elige al Contralor, Procurador General del Estado, Fiscal, integrantes del Consejo de la Judicatura, además de los superintendentes, al defensor del pueblo y defensor público. Entonces, si ese organismo es integrado por correístas, teme un sector de la oposición que reine la impunidad.

El CPCCS Transitorio nombró a todas esas autoridades nuevas, las cuales deben cumplir con su periodo. La disyuntiva está sobre el escenario, no obstante, cabe mencionar que el voto nulo siempre será atentatorio contra la democracia, pues invalida la máxima expresión democrática existente: el sufragio.