CIUDAD

Sin una sentencia no hay bono para huérfanos por femicidio


Para que un adulto mayor acceda al bono debe actualizar los datos en el MIES.

Luis Becerra

Aunque aún está en análisis el Decreto Ejecutivo 696 que busca entregar una ayuda económica a menores de 18 años que son huérfanos por casos de femicidio, para Jandri Vilela, Director Distrital del Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES), como lineamiento primero debe existir una sentencia ejecutoriada.

El funcionario explicó que al registrarse los casos de femicidios es regular que existan dos situaciones: una cuando el victimario se suicida u otra si se fuga.

En caso que el criminal se quite la vida, los técnicos del MIES levantarán la información socioeconómica para poder derivar una transferencia monetaria.

Pero en caso que el agresor este con vida, deberá ser detenido y en caso de ser culpable, la sentencia debe ser ejecutoriada para recibir los beneficios, según Vilela. Pero recalcó que el decreto aún está en análisis para guiar la operatización.

Otro concepto que entraría en análisis es el tiempo desde cuando serán atendidos los casos, pues el documento ejecutivo establece que a partir de la firma entrará en vigencia, es decir, con los casos que se presenten en futuro. Esto excluiría a las víctimas de crímenes que se registraron de 2014 hasta febrero de 2019.

“Para que se ejecute el proyecto, se espera que las reglas estén claras, aunque se ha avanzado en el tema”, dijo.

Para la atención se realizarán brigadas que llegaran a los hogares, “porque no son muchos casos y son focalizados, entonces serán visitados”.

AYUDA

Lo que reciba cada familia de bono dependerá de cuantos niños queden en la orfandad, manifestó Vilela.

Por ejemplo, en caso de ser un niño, la proporción será del 30 % de una remuneración básica unificada que es USD 113.13.

Pero si son tres niños los afectados, la persona que este al cuidado recibirá el 54.23 %, que es USD 209,

“Los valores recibirá de forma mensual el familiar o la persona que se hizo cargo del niño y para detectar los casos se formó un comité en el país”.

ADULTOS MAYORES

Sobre los adultos mayores en extrema pobreza que no reciben bono, el director del MIES manifestó que existe un proceso de actualización de datos.

“El usuario beneficiario debe proporcionar la información y dependerá de su situación para acceder a este beneficio, por ejemplo; lugar donde vive, acceso a servicios básicos o grupo familiar inmediato”, indicó.

Explicó que en ocasiones el bono es suspendido porque el adulto mayor no cumplió con el proceso de actualización de datos que se realizaba desde abril de 2018.

“Al momento de cobrar se lo citaba o debía llamar al número 180 - 0002, pero al no hacerlo, el Estado suspende temporalmente el pago hasta que ellos cumplan con la corresponsabilidad”, expresó Vilela.

En caso que el adulto tenga la imposibilidad de desplazarse por algún tipo de discapacidad, un familiar debe justificar la situación y realizar los papeleos.

Sobre los adultos mayores abandonados, dijo: “creo que son muy pocos porque de ser así los encontraríamos en las calles”.

Aseguró que al abordar a personas en abandono y hacer un seguimiento, los familiares son encontrados y reinsertados.

DESNUTRICIÓN

En el Oro se detectaron 89 niños de cero a cinco años que tienen problemas de desnutrición, según datos del MIES.

Para combatir este problema se realiza un seguimiento a la madre desde la etapa de gestación y desde el nacimiento hasta los cinco años de edad.

De los seis en adelante, la responsabilidad recae en el Ministerio de Educación porque el menor ingresa a la etapa escolar.

Vilela indicó que un provincia entra en emergencia por casos de desnutrición cuando existe un porcentaje superior al 25 % del total de niños. En El Oro la cifra llega al 16 %. En el país hay cerca de dos millones de niños en este rango de edad.

Médico del Barrio es el programa del Ministerio de Salud Pública que debe detectar los casos de niños con problemas de desnutrición para que sean insertados a un Centro de Desarrollo Infantil y reciba cuatro alimentos diarios.