OPINION

Editorial: Bono de Desarrollo Humano


Un eje transversal en todos los gobiernos desde Jamil Mahuad hasta la actualidad ha sido el Bono de Desarrollo Humano.

Se trata de una subvención que busca constituirse en un apoyo económico a las personas en extrema pobreza a fin de que puedan salir de esa condición y mejorar su calidad de vida.


Un eje transversal en todos los gobiernos desde Jamil Mahuad hasta la actualidad ha sido el Bono de Desarrollo Humano.

Se trata de una subvención que busca constituirse en un apoyo económico a las personas en extrema pobreza a fin de que puedan salir de esa condición y mejorar su calidad de vida.

Al margen de que si cumple o no el propósito para el que fue creado este programa gubernamental aplicado de forma ininterrumpida por ya viente años, vale mencionar que su aplicación siempre ha tenido repercusiones políticas, por esa razón es que siempre aparece como propuesta de campaña presidencial su fortalecimiento.

Lenín Moreno Garcés, por ejemplo, cuando estaba al lado de Rafael Correa, ofreció subirlo hasta $ 150 mensuales.

Por ese motivo es que ahora llama la atención que sean cada vez más sectores los que se quejan porque dejan de percibir el bono.

El INEC considera a una persona pobre extremo por ingresos si percibe un ingreso familiar per cápita menor a USD 47,78. Entonces, la intención del Bono de Desarrollo Humano es que pasen de ser consideradas personas en extrema pobreza a personas pobres.

A diciembre 2018, la pobreza en el país se ubicó en 23,2% y la pobreza extrema en 8,4%. En el área urbana la pobreza llegó al 15,3% y la pobreza extrema a 4,1%. Finalmente, en el área rural la pobreza alcanzó el 40,0% y la pobreza extrema el 17,7%.

Este diario conoció del caso de adultos mayores que dejaron de percibir el Bono, única fuente de ingresos en sus escuálidas economías.

Lamentablemente, la burocracia quiere que esos adultos mayores sean quienes se acerquen hasta las instituciones a validar sus datos. ¿No es conveniente más bien que sea el Estado el que se acerque a sus ciudadanos?

O sino, veamos nomás a los candidatos. Ahora sí se meten hasta el fango para pedir el voto a los ciudadanos. Un poquito más de humanidad, por favor, para quienes están dentro de este obeso aparato burócrata.