OPINION

Editorial: La incógnita del CPCCS


Este 24 de marzo, además de elegir a prefecto, alcaldes, concejales urbanos y rurales, vocales de los gobiernos autónomos descentralizados parroquiales rurales, también se deben elegir a los siete consejeros del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social defintivo.

Este 24 de marzo, además de elegir a prefecto, alcaldes, concejales urbanos y rurales, vocales de los gobiernos autónomos descentralizados parroquiales rurales, también se deben elegir a los siete consejeros del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social defintivo.

En realidad, lamentablemente, el 80 % de los electores han expresado de forma pública que desconocen quiénes son los candidatos, cuáles son sus propuestas y sobre todo, cuáles son las atribuciones y competencias de este organismo, denominado también como el quinto poder del Estado.

Recordemos que son siete consejeros los que los ecuatorianos elegirán el 24 de marzo. Para el efecto, el CNE ha diseñado tres papeletas, una para los aspirantes hombres, una para las candidatas mujeres y una para los candidatos que representan a los pueblos, nacionalidades y ecuatorianos en el exterior.

Cada ecuatoriano debe escoger tres candidatos en la papeleta de hombres, tres en la de mujeres y uno en la de los representantes por los pueblos, nacionalidades y residentes en el extranjero.

Son 43 candidatos en total, de los cuales, 28 son hombres, 11 son mujeres y cuatro son de pueblos, nacionalidades y ecuatorianos en el exterior.

Este organismo se encargará de ejercer y hacer efectivo el control social, sobre todo en entidades de alto rango estatal.

En ese contexto, es necesario que los ecuatorianos procuren informarse más de las propuestas de los aspirantes, analizar los vínculos y tendencias políticas de cada candidato, a fin de no ser sorprendidos ni darles el poder a personas para que conviertan al CPCCS definitivo en un brazo ejecutor de intereses políticos o partidistas de algún determinado grupo.

El CNE ha enfatizado en las campañas de difusión con los candidatos y sus propuestas para integrar este organismo. Esa difusión es sobre todo en televisión.

Pero es también deber y responsabilidad de cada ciudadano informarse de manera oportuna por quién se va a votar y así evitamos contratiempos.

De esa forma, después evitamos lamentaciones absurdas, como ha venido ocurriendo cuando los políticos no llenan sus expectativas.

Están los insumos para un mejor conocimiento de quiénes son. Están los canales de información para que los electores consulten y se informen. Ya depende de cada ciudadano el ser personajes activos porque con su voto darán poder a estas siete personas por las que sufragaremos el 24 de marzo.