OPINION

Editorial: Fiscalización


La Asamblea Nacional capta, otra vez, la atención mayoritaria de los ecuatorianos por su accionar como ente fiscalizador del gobierno de turno.

La Asamblea Nacional capta, otra vez, la atención mayoritaria de los ecuatorianos por su accionar como ente fiscalizador del gobierno de turno.

Tras la reciente negativa para cambiar el orden del día en el debate legislativo para incluir el tratamiento de una investigación de presuntos actos de corrupción que involucrarían al presidente Lenín Moreno ha generado todo tipo de reacciones en las distintas bancadas.

Unos dicen que sí votaron a favor de la moción presentada por el legislador Ronny Aleaga (correísmo), mientras otros dicen que hay espionaje al interior del palacio legislativo.

Pero nada de estos dimes y diretes debe desviar la atención de lo realmente importante: La Asamblea Nacional no solo está para legislar, sino también para fiscalizar, sea quien sea, venga de donde venga.

En ese contexto, si hay que investigar al señor presidente de la República, pues que se lo haga y se aclare de una vez por todas todo este lío en el que se ve involucrada, una vez más, la institucionalidad del país.

Y una vez que se investigue, que se sigan los procedimientos que se tengan que seguir, de acuerdo con la Constitución y la normativa legal vigente.

Por estas minucias procedimentales, los legisladores no se pueden dejar deslegitimar lo que antes ya hicieron para combatir la corrupción.

Pero así también, deben demostrar que no atienden a presiones ni revanchismos, sino a hacer cumplir lo que ordena la carta magna del Ecuador.

Esperemos que desde los propios legisladores nazcan nuevas propuestas que busquen transparentar la gestión pública y en ese contexto, ejercer, finalmente, ese rol fiscalizador que tanto se ha cuestionado en la última década.

Que este impasse no sea el pretexto para darle protagonismo a aquellos oportunistas que esperan este tipo de oportunidad para legitimar lo ilegal y deslegitimar lo legal.

Mientras todo eso ocurre, hoy continúan los debates, los intercambios de ideas y la elaboración de informes para nuevas leyes que tanto necesita este país.