OPINION

Editorial: Evaluaciones preelectorales


Ayer se cumplió el primer simulacro del proceso electoral de las seccionales del próximo 24 de marzo.

En esta simulación inicial, las autoridades de la Junta Provincial Electoral de El Oro, valoraron la capacidad de respuesta del sistema informático que se utilizará para procesar los resultados.


Ayer se cumplió el primer simulacro del proceso electoral de las seccionales del próximo 24 de marzo.

En esta simulación inicial, las autoridades de la Junta Provincial Electoral de El Oro, valoraron la capacidad de respuesta del sistema informático que se utilizará para procesar los resultados.

Los equipos de escaneo y la transmisión de las actas con los resultados que se vayan generando tras el cierre de las urnas, también fueron verificados en cuanto a la eficiencia de su funcionamiento.

Es importante evidenciar ahora todos los errores e inconvenientes que surjan en estos procesos de prueba.

Solo así se podrá corregir a tiempo, como ha ocurrido en procesos electorales anteriores.

Es normal que existan quejas, fallos e inconsistencias en el primer simulacro.

La idea es visibilizarlos todos, registrarlos y corregirlos, para que en el simulacro de la próxima semana todo fluya de mejor forma.

Para eso, es clave y necesario autosincerarse, reconocer las debilidades, identificarlas, fortalecer esos aspectos para que el 24 de marzo no haya ningún tipo de inconvenientes.

La Corporación Nacional de Telecomunicaciones también jugará un papel clave con la provisión del servicio de internet en el país para el CNE y el respectivo procesamiento de resultados.

Recordemos que en procesos electorales anteriores tuvimos sorpresas cuando se “colgó el sistema” o en pleno conteo se fue la luz y cuando regresó ya tenían los resultados listos.

En fin, capítulos imborrables en la historia del país que hacen dudar de la fidelidad de los resultados proporcionados en aquella época por el organismo electoral. Ahora, Diana Atamaint ofrece que nada de eso ocurrirá. Ella ya estuvo antes y de seguro por algo lo dirá.

Por lo menos, ahora, la intención es eliminar todo tipo de sospecha, esperemos que todo salga de acuerdo con la planificación y así tener elecciones libres y transparentes para cada una de las dignidades que se procederán a elegir mediante el voto popular.