OPINION

Editorial: Visita de Guaidó


El autoproclamado presidente de Venezuela, Juan Guaidó, reconocido por más de cincuenta países, luego de fracasar en el intento por ingresar ayuda humanitaria a su país, inició una gira a Brasil, Paraguay, Argentina, Perú y Ecuador para solicitar apoyo.

El autoproclamado presidente de Venezuela, Juan Guaidó, reconocido por más de cincuenta países, luego de fracasar en el intento por ingresar ayuda humanitaria a su país, inició una gira a Brasil, Paraguay, Argentina, Perú y Ecuador para solicitar apoyo.

El pasado 23 de enero, el presidente Lenín Moreno de Ecuador reconoció a Guaidó y llamó a elecciones libres y transparentes.

El presidente interino intenta aliarse con la mayoría de países de la región, para exigir a Nicolás Maduro permita el ingreso de las más de 600 toneladas de provisiones donadas por Estados Unidos y demás países de Sudamérica y Europa.

Guaidó no pide una intervención, tampoco el derrocamiento de Nicolás Maduro y de todo el Régimen, si no una transición democrática y pacífica que permita al otrora país más rico de Sudamérica, salir de la severa crisis económica, social y política en que se encuentra y que lo mantiene sumido en la pobreza, falta de alimentos y medicinas.

Por su parte, Nicolás Maduro, se aferra al poder y asegura que Donald Trump está detrás de todo este show para apropiarse de sus reservas naturales de petróleo y de oro.

El mandatario oficialista, afirma que el país no está en crisis y que lo difundido por los medios de comunicación, que no hay alimentos, ni medicina, ni trabajo en Venezuela es una mentira más de la oposición.

Por el bien de la democracia, la paz y los derechos humanos, es momento que el régimen chavista dé un paso al costado y acepte que el modelo socialista implementado por el extinto Hugo Chávez Frías, fracasó rotundamente en el rico país venezolano.

Maduro debe permitir que un nuevo régimen tome las riendas y logre reconstruir la nación que tiene una de las inflaciones más altas del mundo y que se encuentra en una crisis, que según los expertos en materia económica, tardaría más de diez años en recuperarse.