OPINION

Editorial: El pleonasmo de la burocracia ineficiente


Calificar a la burocracia del país como ineficiente es un pleonasmo. Es decir, es redundar. Dígannos qué ente burocrático del país es eficiente en su gestión pública. Ojalá y exista al menos uno que sea la excepción de la regla.

Calificar a la burocracia del país como ineficiente es un pleonasmo. Es decir, es redundar. Dígannos qué ente burocrático del país es eficiente en su gestión pública. Ojalá y exista al menos uno que sea la excepción de la regla.

Y esa burocracia le cuesta plata al Ecuador por todos lados. Porque no solo que gastan recursos en personal ineficiente, o en la duplicidad de funciones, sino también el ciudadano es quien paga las consecuencias.

Los últimos hechos con los jóvenes que se alistaban a incorporarse como bachilleres son la más fiel expresión de ineficiencia e irresponsabilidad administrativa de entes burocráticos.

En este caso, la responsabilidad (o irresponsabilidad), aparentemente es atribuida al Ministerio de Educación.

Esa institución no pasó a tiempo las calificaciones de los jóvenes que se aprestan a ser bachilleres y por ende, el Ministerio de Educación no tramita los títulos respectivos que los acreditan como bachilleres del país.

Los padres eran quizá los más entusiastas y que terminaron decepcionados.

Ni se diga los chicos, que quizás y hasta los dejaron con todo listo pensando en que esta semana iban a tener el tan esperado día.

Hubo planteles en los que les dijeron que en marzo o abril se incorporarían. Otros, en cambio, ni siquiera una fecha tentativa tienen.

¿Qué pasará con esos chicos? ¿Cómo podrán continuar con sus estudios universitarios? ¿Y los que tenían previsto continuar con su preparación académica en el exterior? ¿Y los que ganaron becas?

Tanta irresponsabilidad en una sola institución evidencia la ineficiencia de su gestión y sobre todo, el terrible manejo administrativo en este ente público.

Ahora no hay un solo indicio de solución y es más, nadie quiere hacerse responsable del terrible perjuicio que les hacen a los jóvenes de El Oro.