CANTONAL

49 socios integran la asociación de comerciantes minoristas 31 de Enero


Fue en la noche del 31 de enero de 1980 que se reunieron 62 comerciantes y acuerdan conformar la asociación de vendedores ambulantes “31 de Enero”.

En la misma sesión se eligió a una directiva conformada por; Miguel Espinoza, presidente; secretario Segundo Berrezueta; tesorero Arnulfo Romero; defensa jurídica, José Criollo; prensa y propaganda Manuel Arias; cultura y deporte Guillermo Zhingre; beneficencia y cooperativismo, Vicente Angamarca.


Fue en la noche del 31 de enero de 1980 que se reunieron 62 comerciantes y acuerdan conformar la asociación de vendedores ambulantes “31 de Enero”.

En la misma sesión se eligió a una directiva conformada por; Miguel Espinoza, presidente; secretario Segundo Berrezueta; tesorero Arnulfo Romero; defensa jurídica, José Criollo; prensa y propaganda Manuel Arias; cultura y deporte Guillermo Zhingre; beneficencia y cooperativismo, Vicente Angamarca.

En la actualidad tienen 39 años de vida jurídica y su único objetivo es luchar para que las autoridades los dejen trabajar con normalidad para llevar el sustento a su familia, además de la camaradería que tienen y la buena amistad como socios.

Son diferentes los trabajos que realizan como; venta de comida, refrescos, comida rápida, tiendas, venta de tripitas, heladeros entre otros.

Tienen su sede en la lotización Yolanda Oramas, donde se reúnen cada 15 días para acordar alguna actividad a realizar, cada uno pone su hombro para trabajar.

Según su directiva, esta asociación es de las mejores que hay en el cantón, ellos aportan con $ 25,00 anual, también hacen diferentes actividades tanto con la reina, Srta. Deportes y los socios con el fin de recaudar fondos y poder festejar fechas importantes como día de la madre, del padre, navidad y festividades de aniversario.

En entrevista con la presidente Luz María Vega indicó que hay 49 socios y todos ayudan para seguir con la asociación, “Yo soy la cabeza principal, pero es con ayuda de ellos que vamos saliendo adelante y cumpliendo nuestros objetivos, siempre unidos y apoyándonos los unos a los otros”.

Luz Vega, conforma la asociación 31 de enero luego de haber sido socia por 10 años, cada dos años cambian de directiva y las elecciones son por un proceso de votación democrática.

Fue en diciembre 2017 las últimas elecciones y el 31 enero del 2018 fueron posesionados en la sesión solemne de aniversario 38.

PRIMER AÑO DE GESTIÓN

En el primer año de gestión, ha realizado varias actividades entre ellas, entrega de tres cofres mortuorios, retoque de la capilla que está en el cementerio municipal, como pintado, limpieza y colocación de cortinas “La asociación tiene bóvedas propias, porque cuando un socio fallece les entregamos el ataúd y la capilla ardiente” expresó la presidenta.

Además, comentó que entregan ayudas económicas a los socios que pasan por momentos difíciles en su salud, todos aportan con una pequeña colaboración y visitan al enfermo.

QUEJAS DE LAS AUTORIDADES

Doña Luz, contó a este Diario que su trabajo ha sido duro mantenerlo, porque las autoridades no les dejan trabajar, “Hay compañeros que venden refrescos y los municipales los corren, no les permiten estacionarse en ningún lugar, que deben estar siempre rodando por la ciudad, y no entienden que somos humanos que tenemos derecho a descansar un momento”.

En días anteriores mantuvo diálogo con el abogado Luis Morocho, director de justicia y vigilancia del municipio de la localidad y el Abg. José Tapia, porque no permitían que los comerciantes laboren en la calle Sucre y Colón, en donde resolvieron dejarlos hasta que tengan una orden de Quito para desalojarnos.

“Trabajan mis compañeros con la preocupación de que en cualquier momento los desalojaran y no les permitirán trabajar en las calles del cantón, nosotros estamos dispuestos hacer la reubicación, pero siempre y cuando nos den un lugar digno para trabajar y poder vender”

“Nosotros vivimos del comercio, porque con eso llevamos el sustento diario para nuestra familia, las autoridades se hacen de oído sordo y no nos quieren ayudar” refirió un comerciante que quiso omitir su nombre.

Doña Luz Vega dijo que ella junto a su esposo Enrique Chile tienen 30 años de trabajo en el comercio, ella tenía un negocio pequeño y le dijeron que debía afiliarse por eso integró a la asociación.

“Juntos hemos salido adelante, este humilde trabajo ha sido el sustento para mi familia porque tenemos siete hijos y a todos criamos y educamos con nuestras ganancias del comercio”

Estuvo diez años laborando en el bar de la escuela Zulima Vaca Rivera, luego se dio la oportunidad de trabajar en el bar de la escuela Ciudad de Pasaje durante 20 años, “Hace un año me retiré y emprendí un pequeño negocio de venta de comida rápida en la Sucre y Colón, tengo mi local, pago arriendo y tengo todos los permisos al día”

Pero ella explicó que siempre apoya a sus compañeros que están recorriendo las calles para vender sus productos y llevar el sustento a su casa, “Yo se lo difícil que es el trabajo, pero ellos son unos héroes, unas guerreras porque a pesar de los maltratos de las autoridades alzan la cabeza y continúan”.

Su pedido a las autoridades es que los tomen en cuenta, y que les ayuden con un terreno para hacer comercio, en un lugar adecuado para la venta.