OPINION

Editorial: Embarazo infantil


En un 43 por ciento, aumentó el embarazo de niñas de 10 a 14 años en la última década en Ecuador, una cifra alarmante que mantiene preocupadas a las autoridades y la población.

En un 43 por ciento, aumentó el embarazo de niñas de 10 a 14 años en la última década en Ecuador, una cifra alarmante que mantiene preocupadas a las autoridades y la población.

Ecuador es el tercer país de la región, después de Nicaragua y República Dominicana, con la tasa más alta de embarazos, entre esos rangos de edad.

Y es que a pesar de todos los esfuerzos de las instituciones, (Ministerio de Salud Pública, de Educación, de Inclusión Económica y Social), a través de campañas de concienciación, charlas, talleres, las cifras continúan en aumento.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) recomienda más educación sexual y uso de anticonceptivos.

Sin embargo, al menos en nuestro país, esto no es suficiente y existen otros factores para que estos hechos ocurran.

En primer lugar, la mayoría las niñas de 10 a 14 años que quedan embarazadas, viven en extrema pobreza.

Además son jóvenes que no reciben una educación sexual adecuada y no cuentan con la protección de sus padres. En muchas de las ocasiones provienen de núcleos disfuncionales o son víctimas de abusos sexuales por parte de sus propios familiares.

La presión social también es otro de los factores que inciden en el aumento de embarazos a temprana edad. Con tal de no ser rechazadas por sus amigos o pareja, aceptan tener relaciones sexuales sin conocer los riesgos que implica.

Pero, ¿qué pueden hacer las autoridades gubernamentales para disminuir estos índices?.

Es necesario que la educación provenga del hogar y debe ser reforzado en las instituciones educativas. Los padres no deben ser tan permisivos (actualmente se ven niñas de diez años con novio), deben advertir todo lo que puede suceder si queda embarazada a temprana edad, enfatizando los riesgos en la salud.