OPINION

Editorial: Jambelí


Se aproxima el feriado de Carnaval y Jambelí no mejora.

Al menos, no se ha anunciado de ningún lado la intención de ejecutar obras que contribuyan a la recuperación de la playa y el impulso que requiere el principal balneario del austro sur del país para atraer turistas.


Se aproxima el feriado de Carnaval y Jambelí no mejora.

Al menos, no se ha anunciado de ningún lado la intención de ejecutar obras que contribuyan a la recuperación de la playa y el impulso que requiere el principal balneario del austro sur del país para atraer turistas.

Lo lamentable de todo esto es que la excusa para no hacer nada es la misma: No hay competencias.

No señores, no se trata de que no haya competencias para hacerlo. Es simple: No hay voluntad de ejecutarlo, porque para ellos, los escasos habitantes de la isla no representan en votos una millonaria inversión, necesaria para recuperar este atractivo turístico local.

Para el turista, la experiencia de ir a Jambelí es maravillosa, por todo lo que implica trasladarse en un bote hasta la isla, recorrer el balneario, la gastronomía y obviamente, la playa.

Pero es triste que pasan los años y las autoridades no se preocupan por recuperarla. Jambelí necesita un impulso real, que permita al inversionista llegar hasta la isla.

Lamentablemente, ocurre todo lo contrario, se deja todo en manos de los propios comuneros, quienes a base de su esfuerzo llenan sacos con arena para mitigar los efectos del impacto de las olas sobre la costa.

Los isleños son quienes palpan la crueldad de a quienes les ha correspondido hacer algo por esta playa, al menos desde 2007 hasta la actualidad, y no han hecho nada.

El oleaje se ha llevado viviendas enteras, aleja a los turistas y aniquila la playa. ¿Cómo pueden subsistir así?

No obstante, ellos no pierden el optimismo en que los turistas lleguen en el número deseado y les deje la rentabilidad necesaria para subsistir.

La responsabilidad es tripartita y si hubiese decisión y voluntad de unir fuerzas es muy probable que estos problemas hace rato ya no existieran.