OPINION

¿Una ciudad sin coches?


Edgar Rolando Silva Valverde

Ante el debilitamiento de la estructura del suelo donde se asienta la ciudad por la extracción indiscriminada del oro que se encuentra bajo el subsuelo de la ciudad, la saturación vehicular que hoy vive su centro histórico por sus calles angostas, su trazado vial y su relieve geográfico muy irregular, lo cual no permite de una manera adecuada el desarrollo de una infraestructura vial que permita la afluencia normal y rápida del tránsito, originan movimientos permanentes del subsuelo por parte de los vehículos, emanación de bióxido de carbono; lo cual provocan desprendimientos a lo largo del tiempo en el suelo frágil y deterioran las fachadas de los edificios históricos; causando mucho daño a la ciudad y a la conservación de sus monumentos.

Actualmente, es este lugar se camina con mesura, hay temor en la inversión en la sector de la construcción, baja concurrencia de turistas, transformándolo en un lugar vacío, inerte, inseguro, inactivo, inhóspito.

Ante estos vicios, principales enemigos de la ciudad y de los ciudadanos, es posible proyectarse a Zaruma como una ciudad sin coches?. Esto hace que sea necesario realizar un estudio para construir soluciones elevadas como el teleférico como transporte público de la ciudad?

Ahora es la oportunidad para empezar a prepararnos para el cambio, para rediseñar la ciudad, de diferenciarla y volverla atractiva, renovando su infraestructura y su imagen, creando ambientes urbanos superiores a cualquier otro, para ello, debemos cambiar su rostro, dejando atrás su pasado minero y refundarla como una ciudad del ocio, para el turismo de masas que se constituya en una de los motores del desarrollo en la ciudad.