OPINION

Editorial: Decisión 2019


Comienza de manera oficial la campaña electoral. Es decir, el espacio idóneo para que los candidatos a las diferentes dignidades de elección popular exhiban sus propuestas con las que quieren encontrar un mejor rumbo para sus parroquias rurales, ciudades y sus provincias.

Comienza de manera oficial la campaña electoral. Es decir, el espacio idóneo para que los candidatos a las diferentes dignidades de elección popular exhiban sus propuestas con las que quieren encontrar un mejor rumbo para sus parroquias rurales, ciudades y sus provincias.

En El Oro se elegirán: un prefecto y viceprefecto, 14 alcaldes, 60 concejales urbanos, 22 rurales y 250 vocales de los gobiernos parroquiales rurales.

Además, en el país se elegirán a los integrantes al Consejo de Participación Ciudadana y Control Social.Por esta razón, son siete las papeletas que recibirá cada ciudadano para estos comicios.

Es probable que se demoren en sufragar los ecuatorianos, en virtud de la amplia cantidad de opciones que existen, así como, en función de la extensa cantidad de dignidades que se deben escoger.

Por esta razón, resulta ideal informarse a tiempo, elaborar las denominadas “pollas electorales”, así como también, ir pronto al respectivo recinto electoral, con la finalidad de poder sufragar con calma.

La extensa cantidad de candidatos que existen para estos comicios abre una vez más el debate de una reforma constitucional, a fin de establecer mecanismos o requisitos mínimos para cada postulante.

No obstante, está la disyuntiva de no ser discriminatorios y no restringir los derechos de participación de cada ecuatoriano.

Hay otros temas más profundos que deben entrar también a debate, en caso de querer establecer reformas constitucionales o disposiciones más claras en el Código de la Democracia.

Por ejemplo, basta de subsidiar las campañas de los candidatos con el bolsillo de los ecuatorianos. La medida fracasó porque siguen imponiéndose las chequeras. Se deben endurecer las sanciones a quienes incumplen, incluso, con la descalificación de la candidatura.