OPINION

Guerra a las narconovelas


Ya van años, pero se acentúa cada vez más, y es la decisión de los canales nacionales, no quiero en esta oportunidad mencionar lo que nos llega por cable, de poner novelas relacionadas con los narcos, es decir con el tráfico de drogas, con las batallas y vendettas entre los traficantes, los capos de los carteles, siempre sazonados con la aparición de mujeres deslumbrantes que también están metidas en las historias que ponen de relieve la búsqueda del dinero fácil, de la podredumbre de una sociedad que se ha visto permeada por la droga.

Ya van años, pero se acentúa cada vez más, y es la decisión de los canales nacionales, no quiero en esta oportunidad mencionar lo que nos llega por cable, de poner novelas relacionadas con los narcos, es decir con el tráfico de drogas, con las batallas y vendettas entre los traficantes, los capos de los carteles, siempre sazonados con la aparición de mujeres deslumbrantes que también están metidas en las historias que ponen de relieve la búsqueda del dinero fácil, de la podredumbre de una sociedad que se ha visto permeada por la droga.

Al comienzo las narco-novelas eran una excepción dentro de la parrilla de la oferta de los canales de televisión ecuatorianos, pero ahora la excepción está marcada por lo contrario, es decir, la mayor parte de lo que nos trae la pantalla que se mete en nuestras casas son malos ejemplos, son abuso de violencia, son ambiciones desmedidas, son mezcla de política y narcotráfico, es decir estamos volviendo cuotidiano algo que debería ser erradicado de nuestra sociedad.

Hay esfuerzos importantes por colocar la ética, los valores en la escuela, por reforzar el trabajo de los padres, pero esto no es suficiente, hay que buscar erradicar estos malos ejemplos.

La mente de niños y jóvenes es muy permeable frente a lo que tiene un impacto audiovisual, y si se suman a esto las carencias económicas, por ejemplo en las zonas de frontera, el resultado son bombas de comportamiento muy difíciles de desactivar.

Está comprobada que la influencia de la televisión y otros medios audiovisuales, incluyendo lo digital, va permeando en la conciencia de los consumidores de este tipo de material, y que hay un incremento de delincuencia en las sociedades permisivas con estos temas.

Guerra a las NARCONOVELAS es lo que yo propongo desde esta columna.