CIUDAD

Quito: Amaru Cholango comparte su estudio sobre la cosmovisión andina


Amaru Cholango se desnuda ante su obra ‘Enfermedad cultural 2’, un cubo de grandes dimensiones del que cuelgan cientos de periódicos quemados.

Una estructura hueca, deteriorada, que se sostiene apenas. “Este monolito, esta cosa pesada, llena de agujeros y quemada es el Estado ecuatoriano, que heredamos de la Conquista española, con todos sus males”, explica el autor.


Amaru Cholango se desnuda ante su obra ‘Enfermedad cultural 2’, un cubo de grandes dimensiones del que cuelgan cientos de periódicos quemados.

Una estructura hueca, deteriorada, que se sostiene apenas. “Este monolito, esta cosa pesada, llena de agujeros y quemada es el Estado ecuatoriano, que heredamos de la Conquista española, con todos sus males”, explica el autor.

“Estamos esclavizados y creemos que somos libres”, añade. Acto seguido, se sumerge en el interior de la estructura, donde yace un alambre de púas envuelto en forma cilíndrica. Cholango ingresa en la pequeña prisión y deja que las púas se encarnen en su piel. A través del papel quemado, se aprecia la figura frágil e indefensa del artista, la expresión de dolor en su rostro, la lucha, el aguante.

El fuego es, para Cholango, el movimiento indígena surgido en los años 90, que se levantó por primera vez en reclamo por los 500 años de sometimiento desde la conquista.

“Ahora el sistema está lleno de huecos. Porque ya no queremos, no estamos conformes con ese Estado corrupto y lleno del racismo y la monoculturalidad que trajeron los conquistadores”.

La marcha histórica de 1990 fue parte esencial de las transformaciones políticas y culturales que se dieron en el país a finales del siglo XX. Sobre todo, generó un cambio en la forma de ver la Conquista española y marcó el ingreso de las comunidades indígenas al ejercicio político.

“Reclamamos nuestros derechos. Se produjo esta ruptura en el Estado ecuatoriano, que solamente se basaba en la herencia de los invasores. Este monolito empezó a tambalearse. Se botaron tres gobiernos en los 90 y hasta ahora tiene validez lo que estamos haciendo”, indica Cholango.

SU VERDADERA VOCACIÓN

Ingeniero y matemático de profesión, Cholango tuvo una revelación artística cuando fue becado por el Instituto de Ciencias Geológicas, de Londres.

Impresionado por las majestuosas obras que se exhibían en la National Gallery, descubrió su verdadera vocación y decidió seguir el camino del arte.

“Yo aprendí mirando los museos, en los viajes y, sobre todo, concentrándome en lo que es la cultura indígena”.

Cholango decidió volver a sus raíces andinas, afianzadas en la herencia de sus padres, que fueron chamanes.

“Me levanté en mis propias raíces, en la herencia que tenemos de la parte indígena, de la cultura y la religión de nuestros antepasados. Y con esa teoría, con ese conocimiento me pude parar en Europa. Ahí mi obra fue respetada”.

PRESENTACIÓN

Treinta años de investigación sobre la herencia de nuestros ancestros dan como resultado la nueva propuesta de Cholango, el seminario ‘Raíces de la Cosmovisión Andina’, que fue presentado en la Casa de la Cultura Ecuatoriana (CCE).