OPINION

Editorial: Militarización


La ola de inseguridad que azota a la provincia generó reacción de las autoridades de turno en El Oro.

La ola de inseguridad que azota a la provincia generó reacción de las autoridades de turno en El Oro.

Al menos, ya hubo una primera disposición: militarizar las calles.

Esto consiste en que los elementos del Ejército se sumen a la labor antidelincuencial, a priori, en los cantones con mayor índice delictivo.

Es decir, Machala, Pasaje, Santa Rosa y Huaquillas. En este último cantón, en lo que va del año, o sea, en menos de un mes, se han reportado cuatro muertes violentas, tres asesinatos y un aparente suicidio, cuyas razones no han sido del todo esclarecidas por parte de las autoridades competentes.

El más reciente asesinato consistió en una ráfaga de balas contra un ciudadano con antecedentes judiciales.

Este crimen fue cuando aún ni oscurecía y en pleno centro del cantón fronterizo. Todos esos detalles reúnen las características necesarias para generar temor en la población.

Esa sensación de inseguridad de los huaquillenses, cuyo principal motor económico gira en torno a las actividades comerciales, tornaban urgente una reacción eficiente de las autoridades.

Entonces, si no existe el número suficiente de policías, sumado a que quienes están en la actualidad no cuentan con el índice ideal de armas y municiones, lo más lógico era esperar esta disposición.

Ahora bien, es momento que a esta labor emprendida por parte de los uniformados se sume la ciudadanía, con su colaboración, porque si detienen la marcha de un automotor para una revisión preventiva, lo ideal será colaborar.

La seguridad es tarea de todos. Y a todos nos corresponde empoderarnos desde nuestros espacios para contribuir a lograr reducir los índices delincuenciales.