OPINION

Editorial: Oferta académica


¿Qué tan pertinente es la oferta académica de la universidad ecuatoriana?, ¿Se apega a las exigencias de cada espacio territorial del país?, ¿Busca satisfacer la demanda existente?, ¿O sigue la universidad pública empeñada en entregarle al Ecuador profesionales en ramas que están saturadas?


¿Qué tan pertinente es la oferta académica de la universidad ecuatoriana?, ¿Se apega a las exigencias de cada espacio territorial del país?, ¿Busca satisfacer la demanda existente?, ¿O sigue la universidad pública empeñada en entregarle al Ecuador profesionales en ramas que están saturadas?

Esas son tan solo algunas de las interrogantes que ojalá algún día sean respondidas con franqueza, desde las convicciones de cada autoridad académica y no solo desde la conveniencia coyuntural.

Por citar un ejemplo, en El Oro tenemos una universidad que tiene el carácter de técnica. Pero curiosamente, no son profesionales técnicos los que entrega a los orenses. Más bien, abundan los abogados, comunicadores, y demás profesiones, respetables por cierto, pero que no encuentran un espacio laboral en el cuál actuar.

En nuestra provincia tenemos puerto, dos terminales terrestres y un aeropuerto. ¿Por qué no contamos con carreras óptimas para laborar allí, como logística portuaria, por ejemplo?

Ellos más bien traen profesionales de otros lados porque aquí no hay el talento humano necesario para satisfacer esa demanda existente.

Aquí tenemos minería y nuestra universidad no entrega a los orenses ingenieros en minas.

Pero no se trata de cuestionar o atacar a nuestra universidad, que es la única que tenemos, sino de apoyarla, de convertirnos como ciudadanos en un respaldo, para exigir a las autoridades de turno a nivel central que transformen nuestra Alma Máter para que se apegue a las necesidades existentes en nuestro entorno.

Los orenses merecemos una buena universidad, pero para tenerla, es necesario el impulso de todos.