CIUDAD

Todas las mañanas en su carretilla deleita a los machaleños El tradicional ceviche de balde de Oswaldo Eras


Desde joven, Oswaldo Eras busca la manera de sacar adelante a su familia. Empezó con la venta de horchatas y ahora con el ceviche de pescado.

Hace 17 años, junto a su esposa buscaron emprender un negocio que mejorara su economía. “Primero vendíamos horchata y hace casi 12 años preparamos el ceviche”, indicó.


Por Stefany Chamba*

Desde joven, Oswaldo Eras busca la manera de sacar adelante a su familia. Empezó con la venta de horchatas y ahora con el ceviche de pescado.

Hace 17 años, junto a su esposa buscaron emprender un negocio que mejorara su economía. “Primero vendíamos horchata y hace casi 12 años preparamos el ceviche”, indicó.

A las 05:00 empieza su jornada, Oswaldo se encarga de cocinar la yuca, el marisco y el caldo, y su esposa pica la cebolla y hierbita.

Luego de ello, colocan en su triciclo los ingredientes en baldes y bandejas, y se desplazan a las 08:00 a un lado de la entrada de la Urbanización Las Acacias, ubicada en La Ferroviaria, al este de Machala.

EXPERIENCIA

Durante un año circulaban en su triciclo para hacerse conocer y poder vender su producto.

“Antes recorríamos desde el Barrio 7 de Marzo hasta el Cementerio General, inclusive salíamos a las 06:00 hasta ganar clientela, luego si nos ubicamos aquí”, manifestó.

Al principio vendían su ceviche en platos de cerámica, contaban solo con cinco por lo que aparte debían llevar botellas de agua para poder lavarlos, ahora en cambio utilizan los de plástico.

Sus tres hijos también colaboraban en su emprendimiento, aunque al inicio uno de ellos no le gustaba la idea de que su madre saliera a vender.

“Se sentía avergonzado, decía que las mujeres no debían trabajar. Pero con el tiempo se dio cuenta que ya era común en la sociedad”, declaró.

GANANCIAS

La mayor producción que realizan son los fines de semana, así como en los feriados, donde venden hasta tres baldes por día.

“Las personas salen de fiesta y al otro día buscan algo con qué matar el chuchaqui, aunque a otras simplemente les gusta desayunar algo diferente”, indicó.

Oswaldo Eras espera seguir como lo ha hecho hasta ahora y está agradecido con quienes lo han apoyado en este camino.

* Estudiante del tercer

semestre de Comunicación de la

Universidad Técnica de Machala.