OPINION

¿Más becas y el retorno?


Desde un inicio consideramos importante la iniciativa de financiar a jóvenes ecuatorianos para estudiar en el exterior, sobre todo en posgrados, generando más profesionales con títulos de maestría y doctorados o PHD, pero sobre todo cargados de más conocimientos que pudieran luego servir al estado ecuatoriano, en una amplia gama de carreras tanto desde el punto de vista práctico como de la producción.

Desde un inicio consideramos importante la iniciativa de financiar a jóvenes ecuatorianos para estudiar en el exterior, sobre todo en posgrados, generando más profesionales con títulos de maestría y doctorados o PHD, pero sobre todo cargados de más conocimientos que pudieran luego servir al estado ecuatoriano, en una amplia gama de carreras tanto desde el punto de vista práctico como de la producción.

Sin embargo, la preocupación ha revestido niveles de drama, cuando los jóvenes con sus flamantes títulos regresaron y siguen retornando al país, y muchos de ellos no encuentran trabajo o no lo hacen en las áreas de su formación.

Se estima que a la fecha hay alrededor de 13.000 becarios internacionales en el país, y de acuerdo a datos de Senescyt, han retornado más de 8.000; por otro lado, según datos de PHD Network y ABREC, que son asociaciones conformadas por jóvenes becarios ecuatorianos, el 43% están en el desempleo y subempleo, y muchos de los que trabajan no lo hacen en su área de especialización.

Recientemente se anuncia que nuevamente se otorgará a más de 5.000 jóvenes becas al extranjero, pero no se dice nada de la acogida que debe brindarse a los que retornan, con planes para proporcionarles empleo o hacer la gestión ante los sectores privados para que ese talento que se ha formado, esos jóvenes con títulos que le han significado una inversión al estado ecuatoriano, le sirvan al país.

El nivel de frustración es enorme, y la situación desesperada para muchos de ellos. Es responsabilidad del estado el proporcionar a estos jóvenes, caminos viables en cuanto a generación de empleo adecuado. Asistimos a una situación compleja, que amerita soluciones por parte de las autoridades responsables.