OPINION

Editorial: Sobreprecios


Cinco “megaobras” (para no perder la costumbre de los eufemismos) del gobierno anterior fueron construidas con sobreprecios, según una auditoría de la Organización de Naciones Unidas.

Cinco “megaobras” (para no perder la costumbre de los eufemismos) del gobierno anterior fueron construidas con sobreprecios, según una auditoría de la Organización de Naciones Unidas.

Una de esas edificaciones en las que despilfarraron el dinero de los ecuatorianos está en nuestra provincia.

Se trata de la planta de gas natural de Bajo Alto, situada en el cantón El Guabo.

Pero como siempre, en El Oro nos va peor que al resto del país, esta planta en mención, no solo que fue construida con sobreprecio, sino que encima de eso, está mal hecha, a tal punto que se está hundiendo, según palabras del presidente, Lenín Moreno Garcés.

Tres empresas españolas, una de Estados Unidos y una del Reino Unido, ejecutaron la evaluación técnica de los proyectos.

La planta de licuefacción de gas natural de Bajo Alto fue inaugurada el 21 de noviembre del 2011.

La construyó la empresa española Ros Roca, que recibió $ 49,2 millones por el contrato.

Un año después, esa misma firma fue contratada para mantenimiento y suministro de combustibles, por lo cual recibió $ 10,6 millones, según una investigación divulgada por diario El Comercio de Quito.

Hoy, siete años después de su inauguración, nos enteramos que opera al 50 % de su capacidad.

También nos enteramos que el sobreprecio rodea los $ 36 millones. Si el gobierno agotara las instancias para recuperar todo ese dinero perdido en los diez años de revolución, es muy probable que la gasolina no hubiese subido, que no se hubiesen focalizado otros subsidios, que se hubiesen construido las casas anunciadas, pero sobre todo, que no se le haya cargado el peso de la corrupción a los bolsillos de los ecuatorianos.