OPINION

Editorial: Planta de gas


En su primer informe de 2019, el Presidente de la República, Lenin Moreno Garcés, anunció, como parte de la lucha de su gobierno contra la corrupción y malos usos de los recursos del Estado, los resultados de la evaluación técnica del primer acuerdo firmado con la Organización de las Naciones Unidas (ONU) a los proyectos petroleros ejecutados por Petroecuador.

En su primer informe de 2019, el Presidente de la República, Lenin Moreno Garcés, anunció, como parte de la lucha de su gobierno contra la corrupción y malos usos de los recursos del Estado, los resultados de la evaluación técnica del primer acuerdo firmado con la Organización de las Naciones Unidas (ONU) a los proyectos petroleros ejecutados por Petroecuador.

Entre ellos, las refinerías de Esmeraldas y del Pacífico, terminal marítimo Monteverde, poliducto Pascuales-Cuenca y la planta de gas natural de Bajo Alto.

En todas las obras, se detectaron sobreprecios e irregularidades. Por todas se pagaron 4.900 millones de dólares, cuando debieron costar la mitad.

La planta de licuefacción de Bajo Alto, detalló el primer mandatario, registra un sobreprecio de 36 millones. Solo opera al 50 % de su capacidad, la estructura se está hundiendo, por lo que hay que demolerla, reconstruirla y paralizar su funcionamiento por cinco meses, lo que afectará a las industrias de Quito, Guayaquil y Cuenca que abastece con gas natural en sus procesos de industrialización.

Con estos cinco proyectos, el Gobierno Nacional de Lenín Moreno, ha presentado un total de 500 denuncias de corrupción del régimen anterior y existen 317 ex funcionarios con indicios de responsabilidad penal.

Es lamentable que cada día se descubran nuevos hechos de corrupción en los contratos, funcionarios y distintas dependencias del Estado. Millones de dólares desviados, sobreprecios en obras, coimas y enriquecimiento ilícito es el pan de cada día en Ecuador.

Si bien la actual administración gubernamental continúa en su lucha por erradicar este mal social, hasta el momento no ha recuperado un solo centavo del dinero robado. La cirugía mayor debe ser más agresiva y utilizar mecanismos para que esta clase hechos no queden en la impunidad y nunca más vuelvan a ocurrir.