CIUDAD

Los baños de cajón son una medicina alternativa ancestral


QUITO.- La medicina natural es una alternativa para conservar la buena salud. Con esta es posible prevenir muchos males y enfermedades que enfrenta el organismo.

Existen distintos métodos que de una u otra forma ayudan cuando se presenta una patología o una molestia. Y los antepasados, tenían lo suyo.


QUITO.- La medicina natural es una alternativa para conservar la buena salud. Con esta es posible prevenir muchos males y enfermedades que enfrenta el organismo.

Existen distintos métodos que de una u otra forma ayudan cuando se presenta una patología o una molestia. Y los antepasados, tenían lo suyo.

En este contexto, los baños de cajón son efectivos. Se trata de una tradición ancestral que se lleva a cabo con terapias en base de agua cocinada con flores, hierbas y demás productos de la naturaleza.

Hay lugares en el país que ofrecen este servicio. Julián Anrango, joven profesional kichwa, propietario de uno de estos sitios, manifiesta que esta terapia tiene poderes curativos. Elimina las toxinas de la sangre, limpia de impurezas la piel, ayuda a una correcta circulación sanguínea, armoniza el sistema nervioso y alivia el estrés, siendo esta una parte de los tantos beneficios de las hidroterapias.

PROCESO

De acuerdo con Anrango, con estos tratamientos se pueden prevenir muchas patologías que enfrenta el organismo, inmunizándolo y dando un poder sanador.

“También se puede realizar la limpieza del colon por cambios alimenticios a través de jugo de terapia, consumiendo verduras, frutas antioxidantes y plantas medicinales que se encuentran en nuestro alrededor”, señala.

Los baños de cajón consisten en introducirse en una caja grande de madera y sacar la cabeza por un orificio del medio para respirar.

Para un buen tratamiento, el cuerpo debe estar encerrado totalmente y así ser aprovechado por el vapor de agua que se lo hace con flores, esencias y hierbas medicinales.

Estos elementos ‘invaden’ todo el cajón a temperaturas muy altas, con lo cual se empieza a sudar y a eliminar toxinas, permitiendo purificar el organismo.

Luego de este proceso, que dura alrededor de cinco minutos, la persona se somete a chorros de agua fría fuera del cajón, dependiendo del estado en que se encuentre el paciente.

A este tratamiento se debe agregar un cambio de alimentación, tomando en cuenta las verduras y las frutas para mejorar la calidad de la sangre y beneficiarse de una vida sana.

ELEMENTOS

El eucalipto es una parte primordial para estos tratamientos de los baños de cajón, menciona Anrango.

“Sin embargo, también se utiliza laurel, romero y otras plantas calientes que se ocupan especialmente para las mujeres después del parto, como se lo hacían en los tiempos de los ancestros. Lo que ha cambiado en la actualidad es la comodidad con la que se cuenta, pero con la misma ideología como se lo hacía antiguamente”.

A estos baños se suma el hidromasaje, una terapia beneficiosa que actúa como una diálisis natural, sacando el ácido úrico por los poros y cumpliendo la función llamada ósmosis percutánea. Cabe destacar que el agua con las sales minerales y esencias juegan un papel importante con la aromaterapia.

“Las combinaciones de todos estos elementos naturales que se usan en estos tratamientos han dado resultados positivos, manteniendo nuestros cuerpos llenos de vitalidad y sobretodo con una limpieza en nuestro organismo. De esta manera, es posible gozar de una buena salud”, concluye el profesional.