OPINION

Editorial: No habrá paro


La burocracia se impuso. Los taxistas no plegarán al paro ni elevarán los costos de las carreras, pero eso sí, cedieron a las condiciones del régimen para acceder a la compensación económica a cargo del gobierno nacional.

La burocracia se impuso. Los taxistas no plegarán al paro ni elevarán los costos de las carreras, pero eso sí, cedieron a las condiciones del régimen para acceder a la compensación económica a cargo del gobierno nacional.

Tras la reunión de ayer, los taxistas aceptaron ser divididos en tres categorías, de acuerdo con la población de cada localidad en la que operan.

En la categoría A, con la compensación del subsidio para más de nueve ciudades, hasta 270 galones, es decir, $99, 90 al mes.

En la categoría B, en la que entran las cabeceras cantonales de provincias con poblaciones más reducidas, hasta 230 galones que equivale $85, 14 al mes.

Y en la categoría C, para cantones más pequeños, hasta 210 galones, que equivale $77,70 al mes.

Para que se beneficien del acuerdo, los taxistas deben entregar una serie de documentación al gobierno nacional, a fin de validar su condición.

Los resultados de este tipo de negociaciones evidencian que continúa el paternalismo como eje transversal de la política pública.

Persiste, en el gobierno, la entrega de dádivas como factor clave de su gestión. ¿Hasta cuándo seguiremos así?, ¿Es sostenible?, en fin.

En ese contexto, es también necesario comprender que en medio de la crisis económica que agobia al país es insostenible aplicar más subvenciones que las vigentes. Por algo es que ahora son ajustadas de acuerdo con la realidad.

Estas medidas gubernamentales, parece que más bien apuntan a recuperar la popularidad perdida en los últimos meses.

Así también, queda la incógnita por conocer hasta cuándo realmente será sostenible este tipo de acciones.

No sería nada extraño que en los próximos días sean otros sectores los que aparezcan a generar alguna medida de presión contra el régimen, por ver si en el camino consiguen algo a cambio de sus reclamos.