OPINION

Editorial: Movilizaciones


Al sector de la transportación se le acabó la paciencia. Ellos alistan una movilización nacional en rechazo a las medidas económicas adoptadas por el régimen, entre ellas, la reducción del subsidio a los combustibles.

Al sector de la transportación se le acabó la paciencia. Ellos alistan una movilización nacional en rechazo a las medidas económicas adoptadas por el régimen, entre ellas, la reducción del subsidio a los combustibles.

Los taxistas son quienes de forma aparente ya tienen un acuerdo con el gobierno, en cuanto a la forma de compensación por el alza del precio de la gasolina, sin embargo, otros inconvenientes rodean al sector.

Por ejemplo, la piratería. Mientras los taxistas deben tener en orden toda la documentación necesaria para operar, así como las cámaras de videovigilancia y, aunque nunca lo utilizan, deben tener instalado el taxímetro; los informales no hacen nada de esto. Debido a eso es que los taxistas consideran que hay una competencia desleal.

Otro sector al que se le acabó la paciencia es al camaronero. Una vez más, el alza del precio de los combustibles les colmó la paciencia, porque ellos tienen quejas desde antes, por la inseguridad, sobre todo, en sus concesiones.

El constante ataque de los delincuentes que les roban su producción los ha llevado a que de forma constante pidan protección a las autoridades, no solo con resguardo policial, sino con reformas legales que den paso a la autorización para portar armas y hacer uso de ellas en defensa propia.

Otro sector que encontró en el alza de la gasolina un pretexto para planificar movilizaciones contra el gobierno es de los trabajadores. A sus males se suma el alza del salario en tan solo ocho dólares y la congelación de los sueldos del sector público.

Menudo inicio de año el que se le viene al primer mandatario. Sabemos que es difícil contentar a todos, ¿Pero tener disgustados a todos? Eso sí supera todos los límites.