OPINION

Editorial: Nochebuena


Hoy es un día de reflexión. El Nacimiento de Jesús se recuerda con la tradicional Nochebuena, celebración cristiana que llega de la mano con un mensaje de amor y paz para todos.

Hoy es un día de reflexión. El Nacimiento de Jesús se recuerda con la tradicional Nochebuena, celebración cristiana que llega de la mano con un mensaje de amor y paz para todos.

Y es que de eso precisamente se trata esta época del año, de reflexionar sobre nuestros procedimientos, entregar amor y sobre todo, estar en paz, con nosotros mismos y con los demás.

No hay acto más bondadoso y tan lleno de amor que el de Dios con los seres humanos, al enviar a su único hijo para salvarnos.

Por eso, es menester recordar siempre este gesto solidario de nuestro Creador, para también nosotros despojarnos de todo sentimiento ocuro y más bien, amar a los demás, ser bondadosos con el resto de personas, y así, cumplir con el mensaje Divino a la humanidad.

En esta Nochebuena, es el momento ideal para que con el nacimiento del Niño Jesús, nuestros corazones se llenen de los más nobles sentimientos que fortalezcan la unión de las familias.

Esa será la mejor forma de agradecerle a Dios por haber enviado a su único hijo a salvar a la humanidad.

Pero también, esta Nochebuena implica el compromiso de reconciliación con Jesús, y para estar bien con él, hay que estar bien con todos nuestros hermanos.

Por eso, en esta época, es el espacio para perdonar ofensas, o pedir disculpas a quienes hemos ofendido. Reflexionar sobre nuestro comportamiento, a fin de dejar de lado viejas rencillas y más bien dejarnos guiar por la luz de la Estrella de Belén al camino hacia la salvación, tal como Jesús lo anunció.

A su vez, es el momento propicio para compartir en familia, sin importar lo humildes que seamos.