OPINION

Editorial: Discurso del paquetazo


El gobierno nacional anunció el alza del precio de la gasolina.

O dicho con los eufemismos que ellos acostumbran: la focalización del subsidio a los combustibles.


El gobierno nacional anunció el alza del precio de la gasolina.

O dicho con los eufemismos que ellos acostumbran: la focalización del subsidio a los combustibles.

La noticia ha generado reacciones de toda índole. Claro, los agoreros del desastre no dudaron en tildar la medida económica como “paquetazo”.

Ellos son los que dejaron en la quiebra al país y ahora no quieren que el régimen busque medidas de financiamiento.

Ojalá y se acerquen a devolver todo lo que se llevaron. La indignación popular parte por ahí.

El régimen de Lenín Moreno debió buscar el mecanismo para recuperar el dinero que dice que se llevaron sus antecesores.

Una vez que el Estado recupere esos fondos tendrá capital para financiar el pago de la deuda externa. Pero por desgracia, esto no es así.

Más bien, en los ecuatorianos han visto su cajero automático de dónde obtener los recursos para financiar su presupuesto.

La premisa es la misma de hace 50 años: vehículo utilizan solo las personas con posibilidades económicas.

No efectarán las medidas a los más pobres y, la más hilarante, los gobernadores tienen la disposición de decirle a intendentes y comisarios de ejecutar controles de precios, porque la medida no aplica al sector transportista y por ende, no hay razón para subir precios de fletes o de pasajes. Sí, también nos causa gracia.

Esperemos que el presidente Lenín Moreno encuentre la vía para sacar adelante al país, sin afectar a los más pobres de este Ecuador.

Pero recordemos que los subsidios no nos sacan de la pobreza.

Démonos cuenta que en la era del expresidente Rafael Correa lo que más hubo fueron subsidios y sin embargo, no dejamos de ser pobres.