OPINION

Editorial: Agroecología


Machala fue sede de un encuentro bananero que analizó los avances en la agroindustria para mejorar los cultivos, fortalecer la fruta y evitar el uso de químicos para la musácea de exportación.

Machala fue sede de un encuentro bananero que analizó los avances en la agroindustria para mejorar los cultivos, fortalecer la fruta y evitar el uso de químicos para la musácea de exportación.

En ese contexto, Ángel Llerena llegó a la capital orense. ¿Quién es él? Pues se trata del quevedeño nominado al Premio Nobel de Fisiología.

Su investigación para combatir la Sigatoka Negra mediante el uso de ozono en lugar de la aerofumigación fue lo que lo catapultó al exterior.

Por eso, el Colegio de Ingenieros Agrónomos de El Oro lo invitó a compartir su experiencia con los profesionales, estudiantes y productores locales.

Este tipo de personalidades del mundo de la ciencia son las que deben ser aprovechadas al máximo por el talento orense, a fin de perfeccionar las técnicas y mejorar la productividad provincial.

No obstante, es necesaria la inversión estatal para fortalecer la investigación, que derive en procesos innovadores que guíen al país hacia una verdadera agroindustria.

Ecuador es una nación agrícola por antonomasia. Esa condición debería ser comprendida de tal forma que desde el gobierno central se enfatice en una verdadera política pública capaz de lograr el desarrollo sostenido y sostenible de la agricultura, con el respeto a la cadena de producción, aumento de exportaciones, no solo a través de su materia prima, sino que ya es momento de pensar en colocar en los mercados internacionales productos ecuatorianos industrializados.

Es la hora de dar ese salto de calidad, pero solo será posible cuando empecemos a investigar más en todos los ámbitos y en ese papel es clave también la universidad ecuatoriana.

El Alma Mater del país podrá desempeñar aquello cuando desde el régimen también se enfatice en la necesidad de contar con verdaderas investigaciones que realmente esté sintonizada con la realidad local.