OPINION

Y llegó la proforma del 2019


Jorge Calderón Salazar

La proforma alcanza los 31 mil millones de dólares (sin incluir la Cuenta de Financiamiento de Derivados Deficitarios que son 4,500 millones de dólares).

Tiene un PIB de 113 mil millones de dólares con un crecimiento económico de 1.43%.

Un precio del barril de petróleo en 58.29 dólares, una inflación del 1.07%.

El déficit presupuestario es de 3,6 millones de dólares y un déficit primario de 290 millones de dólares.

Se incluye el pago del 40% de las pensiones jubilares al IESS y la entrada en vigencia de la Ley Amazónica.

El gobierno es optimista en considerar que la economía crecerá al 1.43%, pues el FMI proyecta para un crecimiento de 0.7%.

Además, si consideramos las revisiones a la baja que ha realizado el BCE en los últimos meses sobre cifras anteriores del crecimiento del PIB.

La que siempre se mantuvo fue la del FMI.

Y ahí empieza el problema, pues la economía podría no generar los ingresos suficientes que necesita el país para el 2019.

Aumentando la brecha del déficit y las necesidades de financiamiento.

El gobierno actual comete el mismo error de su antecesor al subir el precio de barril de petróleo en la proforma del próximo año.

Nuevamente la dependencia del petróleo se hace presente.

Otra vez hay mucho optimismo y sobreestimaciones en la proforma presupuestaria.

Ante la situación del país debemos actuar bajo un escenario menos optimista.

Las autoridades económicas deben recordar la lección que nos dejó el expresidente Rafael Correa y es justamente lo que no debe hacerse en economía.