OPINION

Editorial: Reclamo ciudadano


“La voz del pueblo es la voz de Dios” reza el aforismo que algunos atribuyen al poeta griego Hesíodo.


“La voz del pueblo es la voz de Dios” reza el aforismo que algunos atribuyen al poeta griego Hesíodo.

Bien puede aplicarse esa frase a la queja ciudadana tras ver la manifestación pacífica de los taxistas.

Los usuarios cuestionan que los manifestantes reclamen por quienes actúan al margen de la Ley.

Esto, pese a que esos mismos transportistas no respetan lo que establece la normativa legal vigente, al no utilizar el taxímetro.

El uso de ese dispositivo es obligatorio y el machaleño al menos considera que debe controlarse lo más pronto posible su normal utilización.

En las distintas plataformas de redes sociales en las últimas horas proliferan los comentarios que van desde el rechazo a los abusos de algunos taxistas en el cobro de las carreras hasta los reproches a la desidia de las autoridades al no controlar su uso.

Para el 2019 se prevé que empiecen a trabajar los vigilantes de tránsito municipales, quienes serían los responsables de constatar que el sector de la transportación respete todas las normas que rigen su actividad.

Esta triada entre usuarios, taxistas y piratas evidencia que hay un servicio ilegal que llegó para satisfacer una necesidad insatisfecha en los ciudadanos.

Pero el simple hecho de actuar al margen de la Ley deslegitima su accionar.

Bajo estas circunstancias, lo ideal es regular a quienes quieren trabajar.

Pero también ellos deben ser conscientes que toda actividad económica debe sujetarse a normas establecidas en el espacio territorial en el que operan.

Por esa razón estamos en un país de derecho y no de hecho y bajo esa misma lógica, es menester buscar alternativas de solución para todos.

La competencia siempre es buena, porque en todos los ámbitos nos ayuda a mejorar, sin embargo, debe hacérsela en buena lid e igualdad de condiciones, para no incurrir en la denominada competencia desleal.