OPINION

Editorial: Peajes


Desazón ha causado entre los choferes profesionales y conductores particulares la construcción de dos peajes en la ruta Río Siete-Huaquillas, uno a la altura de la parroquia La Avanzada, que está en un 50 % de avance de obra y el restante en el sitio El Garrido, cuyos trabajos comenzarán en el 2019.

Desazón ha causado entre los choferes profesionales y conductores particulares la construcción de dos peajes en la ruta Río Siete-Huaquillas, uno a la altura de la parroquia La Avanzada, que está en un 50 % de avance de obra y el restante en el sitio El Garrido, cuyos trabajos comenzarán en el 2019.

El rechazo es porque estas dos obras están separadas por 54 kilómetros y en vías que no son de primer orden.

Actualmente, para llegar a Huaquillas, se paga un peaje. Mientras para viajar a Guayaquil, los conductores pasan dos pontazgos.

Los choferes aseguran que este nuevo gasto, afectará las ganancias de las cooperativas. Los pasajeros, en cambio, temen que se incrementen los precios de los boletos.

La empresa constructora asegura que en todas las carreteras del país se instalan peajes cada 50 kilómetros y que la tarifa la impone el Ministerio de Transporte y Obras Públicas.

No es posible que un conductor para viajar de Machala a Guayaquil tenga que a partir de diciembre de este año, pagar tres peajes en una vía deteriorada, angosta y que no es de primer orden.

En Navidad y fin de año, miles de turistas llegan a Huaquillas, para adquirir ropa y electrodomésticos, por lo que el movimiento en ambos pontazgos será intenso en estas fechas.

Por ello, una vez que entren en funcionamiento ambas obras, los ciudadanos deben exigir a las autoridades y constatar que efectivamente los valores recaudados sean revertidos en mejorar la red vial de El Oro e investigar que estos fondos no sean malversados o utilizados en otros gastos.

Por su parte, los transportistas y conductores esperan que el MTOP readecue las principales vías de la provincia y de esta manera, con justificación, paguen los peajes.