SUCESOS

Una vida dedicada al trabajo y a sus hijos


HUAQUILLAS.- Roberto Vargas Campoverde, de 99 años, falleció por muerte natural la madrugada del martes 11 de septiembre, en su domicilio, ubicado en las calles Los Ríos y Machala.

HUAQUILLAS.- Roberto Vargas Campoverde, de 99 años, falleció por muerte natural la madrugada del martes 11 de septiembre, en su domicilio, ubicado en las calles Los Ríos y Machala.

Ayer a las 16h00 fue su sepelio. Santos Vargas Torres, uno de sus 12 hijos, dijo que su padre murió por motivos de salud y edad.

Estuvo casado con María Mercedes Torres Encarnación de 94 años. La pareja fue oriunda de Catacocha, cantón Paltas, provincia de Loja.

Sus hijos: seis varones y seis mujeres, Enrique, Segundo, Honorato, Ángel, Santos, Ruperto, Amada, María, Benigna, Marilú, Nelcia y Alicia, nacidos en Catacocha.

LABORES AGRÍCOLAS

Durante su juventud trabajó como mayordomo en la hacienda “Casanga”, de propiedad de Víctor Armijos, lo que le sirvió para dar educación a todos sus hijos.

Roberto destacó en la doma de caballos, la crianza de animales domésticos y la pelea de gallos.

El cambio climático que sufrieron varios cantones de la provincia de Loja, en la década de 1960, obligó a Roberto Vargas Campoverde, junto a sus hijos, radicarse en Huaquillas.

En Arenillas junto a sus hijos cumplió tareas agrícolas en Chacras, Balsalito y Guabillo, en la producción de plátano, yuca, maíz, tomate y fréjol.

Santos recuerda de su padre lo afectuoso, cariñoso que era con su esposa. “Lo importante en su vida fue la familia, mi madre, el trabajo y nuestra educación”, dijo.

Sus hijos anhelaban celebrar los 100 años de su progenitor, el 16 de abril de 2019, pero la muerte lo impidió.

Uno de sus hermanos, Clemente Vargas, de 104 años, desde Santo Domingo de los Tsáchilas, llegó a Huaquillas para despedir a Roberto.

Familiares procedentes de varias ciudades del país, llegaron para asistir al sepelio, incluso cinco nietos de España.