PORTADA

Reliquias históricas de Pasaje


Residencia de la familia Guamán Calles Sucre y Juan Montalvo (Antiguo Calabozo).

Varias casas aún conservan su infraestructura, siendo admiradas por propios y extraños. En Pasaje aún se pueden apreciar infraestructuras antiguas que constituyen un patrimonio histórico e importante en esta ciudad, esto se refleja por sus calles, parques y estructuras; siendo esta última caracterizada por sus casas con un toque neoclásico.

A pesar de que han pasado muchos años, algunos de los dueños no han modificado su modelo, conservando así el estilo de sus fachadas haciendo de estas un atractivo turístico importante.

Una de esas viviendas pertenecen a Pablo García, que la adquirió hace 18 años, dijo el propietario.

Contó que antes le pertenecía a la familia Guamán, que en ese entonces tenía como propiedad toda la cuadra, pero con el pasar de los años pasó a manos de varios dueños, y hasta la actualidad está dividida en 6 propietarios, pero ninguno ha decidido modificar su diseño.

Según comenta su propietario, esta casa hace más de 130 años fue utilizada como un calabozo.

En esta misma dirección se encuentra otra vivienda histórica que le pertenece a la familia Encalada, siendo esta a diferencia de la anterior de un solo dueño. Esta vivienda de 4 pisos fue construida hace más de 100 años con estructura mixta.

En una de las calles principales del cantón Pasaje también se encuentra una casa esquinera de la familia Vallejo Fadul la cual tiene aproximadamente 80 años y que ha pasado por diferentes funciones como convento, zona militar y hasta pensión.

También está la casa de la familia Iñiguez situada frente al Hospital Militar, su construcción data de hace 120 años, en la actualidad no está habitada pero los propietarios relataron que en esta casa descansó el ruiseñor de América, Julio Jaramillo, después de cantar para los militares.

El tiempo ha sido un factor importante en el deterioro de estas viviendas aunque en la actualidad sean pocos los que desean conservarlas, el pueblo pasajeño aún puede tener el privilegio de compartir con los ciudadanos, propios y visitantes estas históricas residencias, que relatan gran parte de lo que fue el Pasaje de ayer.