OPINION

Editorial: El IESS


Hace más de un año fue inaugurado el Hospital General Machala del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social.

Hace más de un año fue inaugurado el Hospital General Machala del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social.

Al momento de abrir las puertas esta casa de salud, la esperanza de los afiliados era lograr al fin el traspaso de las dependencias administrativas hasta el antiguo hospital.

Las malas noticias son que 19 meses después, la caja del Seguro sigue en medio de la plaza central de la capital orense.

Los afiliados deben sortear la basura, pestilencia, ambulantes, griteríos, y lo que es peor, quienes tienen discapacidad física ni siquiera pueden entrar a realizar sus trámites.

La reubicación es urgente. Es un clamor de los afiliados, jubilados, pensionistas, de todos.

Este diario, ayer reflejó esa realidad que ha causado repercusión en estaciones radiales locales, opinión pública, sitios de encuentro ciudadano y hasta el seno familiar.

Está a vista de todos, pero lamentablemente, las autoridades todavía no atinan a atender a los afiliados como se merecen.

Lo peor de todo es que le dan múltiples vueltas al tema sin lograr una real solución. Incluso, tienen la audacia de evadir responsabilidades y acusar a instituciones y entes ajenos.

Lamentablemente, no le dan al afiliado el valor que merece. Son los afiliados, pensionistas quienes inyectan cada mes, infaltablemente, dinero al Estado.

Lo mínimo que merecen es ser atendidos con calidad, con eficiencia, de buena forma, con amabilidad.

Lamentablemente, al menos en la caja del Seguro en Machala,