INTERNACIONAL

Irlanda: El Papa admite el fracaso de la Iglesia ante los “crímenes repugnantes” de los abusos


El papa Francisco reconoció en Dublín el fracaso de la Iglesia irlandesa en afrontar adecuadamente lo que denominó “crímenes repugnantes de los abusos” a menores.

Pidió esfuerzo para adoptar normas severas y que no se vuelvan a repetir. Así lo afirmó en el discurso a las autoridades al comienzo de su visita de dos jornadas a Irlanda.


El papa Francisco reconoció en Dublín el fracaso de la Iglesia irlandesa en afrontar adecuadamente lo que denominó “crímenes repugnantes de los abusos” a menores.

Pidió esfuerzo para adoptar normas severas y que no se vuelvan a repetir. Así lo afirmó en el discurso a las autoridades al comienzo de su visita de dos jornadas a Irlanda.

Llegó para participar en el Encuentro Mundial de las Familias. “No puedo dejar de reconocer el grave escándalo causado en Irlanda por los abusos a menores por parte de miembros de la Iglesia encargados de protegerlos y educarlos”, aseveró.

Y reconoció que “el fracaso de las autoridades eclesiásticas – obispos, superiores religiosos y sacerdotes - al afrontar adecuadamente estos crímenes repugnantes ha suscitado justamente indignación y permanece como causa de sufrimiento y vergüenza para la comunidad católica”.

Francisco recordó que su predecesor, Benedicto XVI, “no escatimó palabras para reconocer la gravedad de la situación y solicitar que fueran tomadas medidas verdaderamente evangélicas, justas y eficaces” en respuesta a esta traición de confianza.

El Papa dijo que esta petición sirve todavía para incentivar “los esfuerzos de las autoridades eclesiales para remediar los errores pasados y adoptar normas severas y asegurarse de que no vuelvan a suceder”.

Recordó que en su última carta a todos los católicos sobre los abusos, publicada antes de viajar a Irlanda, “ha pedido empeño, incluso un mayor empeño, para acabar con este flagelo en la Iglesia y a cualquier coste moral y de sufrimiento”.

En su discurso, el primer ministro irlandés, Leo Varadkar, destacó la contribución positiva de la Iglesia católica en el desarrollo del país desde su fundación hace casi un siglo, aunque recordó también que su lado “oscuro” dio pie al abuso de menores y mujeres por parte de algunos de sus miembros durante décadas.

El líder democristiano efectuó esas declaraciones en el Castillo de Dublín, tras dar la bienvenida al papa Francisco, al comienzo de su participación en el IX Encuentro.