CIUDAD

La falta de oportunidades los motivó a crear su empresa


La falta de oportunidades laborales, motivó a Ángel Arévalo y su esposa Ruddy Placencio a buscar otras opciones, ahora son dueños de su empresa al recibir apoyo del proyecto “Impulso Joven”.


Luis Becerra

La falta de oportunidades laborales, motivó a Ángel Arévalo y su esposa Ruddy Placencio a buscar otras opciones, ahora son dueños de su empresa al recibir apoyo del proyecto “Impulso Joven”.

El 31 de julio, Lenín Moreno, presidente de la República, dijo a los jóvenes que no tengan como meta ser funcionarios públicos. “Deben ser emprendedores, porque en el sector público no hay plata, pero sí para créditos productivos”, expresó.

Estas palabras obligan a los jóvenes a buscar otras opciones, como crear proyectos que generen plazas de trabajo.

Arévalo, de 44 años de edad, indicó que por la situación económica en Ecuador emigró a España, donde radicó por nueve años, incluso llegó a formar una empresa solvente, sin embargo, la crisis europea lo llevó a la quiebra.

“Estar en esta situación de angustia me hizo enfermar y para curarme, investigué cómo puedo mejorar mi salud con productos naturales”, indicó.

Descubrió que el agua de mar es fuente de recursos minerales y nutrientes que ayudan al ser humano a mejorar el sistema inmunológicos, idea con la que retornó a Ecuador en enero del 2013.

A sus 27 años, Ruddy Placencio es graduada en bioquímica farmacéutica, en la Universidad Técnica de Machala, pero nunca pudo encontrar trabajo, por ello decidió cristalizar la idea de su compañero que conoció hace tres años.

Así nació la empresa Sea Water, que busca aprovechar las propiedades de la alcalina del agua de mar y convertir en un producto acto para el consumo humano.

Placencio, indicó que este artículo ayuda a regular la presión sanguínea, problemas de próstata, depura el cuerpo de sustancias tóxicas, previene la diabetes y es un energizante natural.

Con apoyo de sus familiares iniciaron el emprendimiento, sin embargo, no contaban con los recursos para industrializarse, entonces escucharon del proyecto “Impulso Joven” y postularon sin imaginar que lo lograrían.

La pareja recibió un préstamo de 15 mil dólares y ahora está en proceso de obtener los permisos para expandir el mercado. Placencio indicó que está orgullosa porque ahora podrá generar plazas de trabajo.

Créditos de “Impulso Joven”

Andrés Valarezo, gerente provincial de El Oro de BanEcuador, manifestó que el objetivo de “Impulso Joven”, es impulsar el emprendimiento en personas hasta 29 años de edad.

“Para evitar que un joven recién graduado de la universidad no encuentre trabajo, tiene la opción de emprender un proyecto”, expresó.

Lo importante es que si el emprendedor nunca ha trabajado o no tiene historial crediticio, puede presentar un proyecto y se le otorga el financiamiento.